Colaboración

Adin Berri y la regeneración de Pasaia

Por Xabier Pombo - Jueves, 11 de Octubre de 2018 - Actualizado a las 06:03h.

Uno de los últimos proyectos estrella para la denominada regeneración de Pasaia es la edificación del centro denominado Adin Berri, que albergará una residencia para personas mayores, un centro de día, y un pequeño espacio (500 m²), para la investigación sobre el envejecimiento. Desde Ezker Anitza-IU de Pasaia, llevamos tiempo insistiendo en la necesidad imperiosa de ampliar la atención residencial para personas mayores en Pasaia. Por lo tanto, bienvenida sea. No obstante, creemos que hay algunas cosas muy cuestionables en torno al modelo que PNV y PSE han acordado para la gestión del centro Adin Berri, así como sobre lo que esas formaciones califican como “regeneración de Pasaia”.

En relación a esa gestión, una vez más, volveremos a ver cómo con nuestros impuestos pagaremos la infraestructura para que luego la gestione una empresa privada que se llevará el beneficio de esa gestión. Un ejemplo más de la estafa de la denominada colaboración público-privada, que se resumen en: “Entre todos y todas pagamos la factura, para que unos pocos se forren después”.

Para Ezker Anitza-IU ese modelo de gestión privada de servicios públicos, supone que la empresa que lo gestiona busca obtener el máximo beneficio, puesto que es un negocio. Lamentablemente, ese beneficio solo puede obtenerse mermando la calidad del servicio y empeorando las condiciones laborales del personal, que en este sector de cuidados a personas mayores y dependientes está formado mayoritariamente por mujeres.

Lo mismo podemos decir del centro de investigación sobre el envejecimiento, que también parece que será gestionado por terceros. Al parecer, un centro de estas características no puede ser gestionado desde el sector público, y en la Universidad Pública Vasca no debe haber personal científico y profesional suficiente para investigar y trabajar sobre ese ámbito.

El centro Adin Berri, junto con la conexión Trintxerpe-Herrera y el paseo de Ondartxo, son los “grandes hitos” de lo que PNV y PSE denominan regeneración de Pasaia. Desde nuestro punto de vista, son un parcheo que atiende fundamentalmente a los intereses de la Autoridad Portuaria, y no a una planificación correcta y ordenada de un espacio como La Herrera, que debería ser el eje principal de la regeneración de Pasaia.

Lamentablemente, vemos cómo quienes deberían defender el interés de la ciudadanía, el Gobierno municipal del PNV y PSE, han convertido el Ayuntamiento en una prolongación de las oficinas de la Autoridad Portuaria para que esta pueda seguir haciendo a sus anchas lo que considere.

También nos parece lamentable que ni PSE, ni PNV tengan un proyecto sobre la ordenación de Pasaia. Es legítimo, aunque no lo compartimos, que no apoyen la propuesta ciudadana que en su día aprobó el Pleno municipal respecto a La Herrera. Pero lo que no se puede entender es que jamás hayan explicado qué piensan al respecto, y sus acciones solo sirvan para llenar titulares y alejarnos de una posible solución pensada y ordenada de La Herrera, y del conjunto de Pasaia.

Por desgracia, el tiempo pasa y se están tomando decisiones que condicionarán durante muchísimos años esa regeneración de la que tanto hablan como, por ejemplo, la ubicación de la lonja pesquera en San Pedro, con camiones de gran tonelaje circulando por una parte de Euskadi Etorbidea (decisión que contó con el voto de PSE-PNV-EH Bildu, y con nuestra oposición), o las salidas del tráfico del puerto por la rotonda de Gomistegi, que han frustrado una salida directa de esos tráficos directamente a la variante y evitar así el impacto que tienen en la calidad de vida de la ciudadanía.

En definitiva, creemos que PSE y PNV están haciendo una gran campaña publicitaria para que la ciudadanía crea que la regeneración de Pasaia está culminada con un lavado de cara del paisaje, con la construcción del centro Adin Berri (para privatizarlo después), y con la celebración de un festival marino cada dos años.

Para Ezker Anitza-IU de Pasaia, esa campaña esconde su incapacidad y su falta de ambición para que desde el presente construyamos un futuro entre todos y todas.