Dos diques del puerto presentan grietas y erosiones y serán reforzados con 73 pilotes

El morro sur está cerrado desde hace meses por el ensanchamiento de una fisura, que ha obligado a intervenir de urgencia

Arantzazu Zabaleta Esti Veintemillas - Viernes, 14 de Septiembre de 2018 - Actualizado a las 06:03h.

donostia - Un total de 73 pilotes de hormigón armado reforzarán los muelles del puerto de Donostia, con grietas y daños en la base que obligan a actuar en su estructura. Los trabajos arrancarán en los próximos días en el dique sur, el más afectado y cuya intervención resulta más urgente, y más adelante se actuará en el del norte.

Según explican fuentes de la dirección de Puertos del Gobierno Vasco, los problemas en la base de ambos diques se derivan de las corrientes y la actividad marina. Los fuertes temporales del invierno de 2014 produjeron, además, daños de mayor entidad. Entonces se decidió intervenir de urgencia y se mejoró la cimentación de las zonas más dañadas.

En los últimos años, sin embargo, el sustrato arenoso ha seguido erosionándose y a principios de 2018 se comprobó que una grieta del dique sur se había ensanchado. Al final de la primavera la fisura había alcanzado dimensiones que se consideró que podían suponer algún riesgo y que reflejaban, incluso, cierto movimiento horizontal del morro. Por eso, se decidió cerrar el acceso peatonal por cuestiones de seguridad y encargar los trabajos que se emprenderán ahora.

Las obras, que se prolongarán durante cuatro meses y medio y tienen un presupuesto de algo más de un millón de euros, serán ejecutadas por Amenabar y tendrán continuación con otra intervención en el dique norte, que costará otros 400.000 euros y supondrá tres meses más de trabajos.

Las obras actuarán en la cimentación pero también en la erosión del sustrato y consistirán en la colocación de 73 pilotes de hormigón armado de 85 centímetros de diámetro frente a los diques, que permitirán el dragado y que se hormigonarán contra el muelle actual. También se verterán protecciones del lecho arenoso en la bocana y en los pies de la estructura para intentar evitar futuras erosiones.

El director de Puertos del Gobierno Vasco, Aitor Etxeberria, explica que las obras generarán algunos inconvenientes, pero que uno de los criterios para contratar el proyecto que ejecutará Amenabar era que la mayor parte de los trabajos se emprenderán desde tierra, por lo que la afección en la actividad del puerto será menor. Existía la posibilidad de intervenir desde el agua, pero eso habría supuesto tener que cerrar la bocana y descartaron esta opción. Lo que sí permanecerá cerrado, al igual que en los últimos meses, será el acceso peatonal.

Teniendo en cuenta los plazos estimados de los trabajos, Etxeberria espera que las obras en el morro sur puedan acabar poco después de navidades y, en principio, esperan poder emprender a continuación los trabajos en el dique norte.

portaaviones Estos trabajos coincidirán con los que ya se llevan a cabo en el edificio del Portaaviones, a cargo de Euskadiko Kirol Portuak (EKP). En mayo arrancó la demolición del edificio existente para su reforma, que se espera que esté completada este otoño. Se respetará la estructura original, aunque se generará una nueva imagen exterior, más moderna, ya que se cubrirá la fachada con una envolvente compuesta de azulejos de cerámica con relieve, con tonos blancos y esmaltados que crearán reflejos.

En el nuevo edificio se distinguirán tres zonas: una se reservará a los arrantzales y el otro extremo acogerá las oficinas de EKP, la recepción y otros servicios para los usuarios del puerto y del muelle de cortesía, con vestuarios, duchas, aseos, lavandería y otros servicios. En el centro del edificio se ubicará el centro de valorización de la pesca de bajura, donde se trabajará con nuevos productos transformados a partir de las especies capturadas en el Cantábrico, como el atún, las antxoas, el verdel o el txitxarro. También habrá un puesto hostelero relacionado con el pescado.

los datos

Daños. Los daños en los diques verticales del puerto se derivan del oleaje y de la actividad del mar. Los temporales de 2014 provocaron problemas de mayor entidad.

Grieta. El morro sur presenta una grieta que se ha ensanchado en los últimos meses, de ahí que se cerrara el acceso peatonal y se vaya a intervenir de urgencia.

Obras. Se colocarán 73 pilotes de refuerzo y se verterán protecciones en los pies de los diques y en el lecho arenoso para intentar evitar erosiones del sustrato.