La identificación del fallecido se encuentra entre las prioridades

ELA trabaja para obtener los datos que conduzcan a localizar a su familia en Portugal y ayudarle en las gestiones

Viernes, 14 de Septiembre de 2018 - Actualizado a las 06:03h.

donostia - Son pocos los datos que se conocen del operario portugués que falleció en el accidente laboral de Alemania. ELA conoce su identidad, que por precaución opta por no hacer pública, y poco más. A pesar de que la familia en principio debería estar avisada, el responsable sindical Igor San José considera necesario ahondar en esta ocasión porque “puede que no sepan qué derechos tienen y nosotros queremos informarles para que luego ellos hagan lo que consideren oportuno”.

Los datos son algo confusos incluso en su edad, puesto que a sus compañeros de obra les dijo que tenía 52 años, pero en algún documento figura como más joven. También les comentó que tenía una hija que vivía en Gipuzkoa, “aunque no sabemos si era de aquí”, indica Abdelkader, quien añade que “lo que interesa es pagarle a su hija, porque es pequeña y lo necesitará”.

Los trabajadores que viajaron a Alemania se conocían muy poco entre sí, y no hubo mucha ocasión de ahondar en la relación que truncó pasados dos días el siniestro laboral.

Queda por delante una larga investigación que ELA ya ha iniciado para aclarar todos los detalles que rodean a este accidente laboral mortal. San José señaló que ayer mismo la empresa Eraiki Prest presentó la comunicación del siniestro, “cuando el plazo suele estar entre las 24 y las 48 horas”.

Este documento aportará información para avanzar en las pesquisas, que aún presentan muchas dudas. Si el operario fallecido estaba dado de alta en la Seguridad Social y si la empresa donostiarra había cumplido los trámites que exige el desplazamiento de trabajadores al exterior son solo dos de las cuestiones que habrá de dilucidar. - M.M.