El Gobierno Vasco subirá un 2,25% el sueldo a su plantilla en 2019

Lakua plantea elevar al 1,5% la aportación a Itzarri y pagar el 100% de la baja desde el primer día

Asier Diez Mon - Miércoles, 12 de Septiembre de 2018 - Actualizado a las 06:02h.

donostia - El Gobierno Vasco propondrá a los sindicatos una subida salarial del 2,25% para sus funcionarios en 2019, así como el aumento hasta el 1,5% del sueldo mensual de su aportación al fondo de pensiones de la plantilla. Los incrementos son notablemente más elevados que los de este año, pero tras varios ejercicios de recortes, congelación y subidas de sueldos mínimas, los empleados públicos creen que ha llegado el momento de dar un salto todavía mayor y el acuerdo está complicado.

Además, la puesta en marcha de esta medidas están vinculadas a la aprobación de los presupuestos vascos de 2019. El portavoz del Ejecutivo, Josu Erkoreka, mostró ayer la disposición del Gabinete de Iñigo Urkullu a negociar con todos los partidos.

El también máximo responsable de Función Pública de Lakua informó al término del consejo del Gobierno del planteamiento que llevarán a la negociación que arranca el miércoles de la próxima semana. Josu Erkoreka dejó la puerta abierta a que la subida sea mayor, si bien los sindicatos consideran en general que el recorrido del diálogo será muy limitado.

La intención es que los funcionarios de la principal administración de la CAV tengan el próximo año una subida salarial por encima del 2% por primera vez desde 2009. Además se da otro pequeño paso en la recuperación de los derechos laborales de los funcionarios y la aportación del Gobierno a Itzarri -la EPSV de su plantilla- subirá a partir de noviembre hasta el 1% y al 1,5% desde enero, lejos todavía del 3% previo a la crisis.

A partir de este mes el Ejecutivo también completará hasta el 100% el sueldo de los empleados públicos desde el primer día de baja, una reivindicación constante de los sindicatos. Para este año, en el que estaba prevista una subida del 1,5%, se añade un 0,25% adicional entre julio y diciembre. El aumento se hará efectivo en la nómina de octubre, tendrá efecto retroactivo y costará 68 millones de euros a las arcas públicas.

El aumento de la aportación a Itzarri supondrá un desembolso extra de 20,5 millones este año, mientras que se calcula que la bajas laborales al 100% tendrán un impacto de en torno a 1,5 millones de aquí a diciembre. De modo que la factura total de la mejora de las condiciones de los funcionarios ascenderá a 90 millones en el presupuesto actual.

En principio, los empleados públicos del Ejecutivo terminarán este año con una subida del 1,75% y verán cómo se eleva su sueldo otro 2,25% el próximo año. Son porcentajes que están en línea, pero ligeramente por encima de los que se están aplicando en el Estado. Sin embargo, el diferencial con el IPC es mínimo e incluso podría quedar por debajo de la inflación de este año.

Los sindicatos aseguran que ese ritmo de crecimiento salarial no va a permitir a los funcionarios recuperar su poder adquisitivo y anuncian batalla. Con todo, la responsable de Servicios Públicos de UGT Euskadi, Arantza Agote, reconoció en declaraciones a este diario que muchos trabajadores de la administración “van a recibir relativamente bien” la propuesta de Lakua, porque llevan mucho tiempo “con recortes o sin recibir casi nada”.

Gobierno y representantes de los trabajadores marcarán sus posiciones el miércoles de la semana que viene en la Mesa general de la Función Pública. En este foro se negocian las condiciones laborales de las 70.000 personas que trabajan para la Administración Pública Vasca, si bien posteriormente se pueden incluir mejoras en las negociaciones paralelas que se establecen en Osakidetza, Ertzain-tza, Educación, Justicia y Lakua.

Erkoreka ligó el aumento salarial y las otras medidas que plantea su Ejecutivo con el “compromiso” ya expresado de “extender el clima de recuperación económica” a los trabajadores públicos.

la plantilla pública