Irun reforzará el control de camiones entre Artia y Behobia

Un camión de gran tonelaje circula por una de las rotondas de Behobia.

La medida llega tras la negativa de la Diputación de ampliar la restricción de tráfico a toda la variante

Jon Guezala - Martes, 11 de Septiembre de 2018 - Actualizado a las 06:02h.

irun - Los continuos atascos que tan habitualmente se han venido produciendo durante los últimos meses en los kilómetros finales de la AP-8 en dirección a Francia están afectando al tráfico interno de Irun. Las largas colas que se forman antes de llegar al peaje fronterizo hacen que muchos camiones que no tienen la ciudad como destino, sino que buscan continuar su recorrido por Europa, decidan atravesar rutas alternativas, siendo la más común la salida de la autopista en Ventas para cruzar el municipio por la variante, la GI-636, y volver a incorporarse a la AP-8 en Behobia.

Esta maniobra lleva meses provocando más colapsos de tráfico de lo habitual en los barrios de Artia y Behobia, cuyas asociaciones de vecinos llevan años reivindicando soluciones.

La delegada municipal de Movilidad y Policía Local, Cristina Laborda, señaló ayer que la situación puede deberse a múltiples factores como “la falta de infraestructuras viarias, un nuevo aumento de camiones de mercancías producido por la mejoría de la situación económica o, quizás, los nuevos peajes de la autopista”, y lamentó que la imagen de los atascos, “normalmente ligada a la época estival”, se esté volviendo habitual.

Competencia foral En junio el Ayuntamiento de Irun hizo una petición formal a la Diputación Foral de Gipuzkoa para extender la prohibición ya existente desde 2010 del tránsito de camiones de más de siete toneladas y media en la calle Juan Thalamas Labandibar, entre Osinbiribil y Behobia, a toda la variante hasta el barrio de Ventas. Esta petición fue desestimada por el departamento foral de Infraestructuras Viarias al no considerarla una solución al problema, a pesar de lo cual, según Laborda, el Consistorio sigue “creyendo que si la restricción incluyera el tramo que empieza en Ventas, los flujos internos se verían menos afectados”.

Por todo ello, la edil recordó la necesidad de controlar el tránsito de vehículos pesados entre Osinbiribil y Behobia con arreglo a la orden foral de 2010, control que en los últimos años se había vuelto más laxo. En ese sentido, la Er-tzaintza reforzará a partir de este mes sus actuaciones en la vía en cuestión para evitar que los camiones circulen por ella.

Secciones