Fallece a los 93 años el mecenas Juan Huarte, gran valedor de Jorge Oteiza

Además de respaldar al escultor de Orio, impulsó el arte de vanguardia de la segunda mitad del siglo XX

Ana Oliveira Lizarribar - Martes, 11 de Septiembre de 2018 - Actualizado a las 06:03h.

pamplona - El empresario y mecenas de las artes Juan Huarte Beaumont falleció el pasado viernes, 7 de septiembre, a los 93 años. Gran valedor de Jorge Oteiza, de cuya Fundación fue el primer presidente, destacó por su apoyo a las vanguardias de la segunda mitad del siglo XX y, entre sus actuaciones más relevantes, destaca su respaldo a los Encuentros de 1972 en la capital navarra, a la revista Nueva Forma, la creación de la productora X Films y la ayuda prestada a artistas vascos del Grupo Gaur como Basterretxea, Sistiaga, Ruiz Balerdi o Palazuelo y al arquitecto Francisco Javier Sáenz de Oiza, entre otros. El entierro tuvo lugar el pasado sábado en el panteón familiar del Señorío de Sarría, en Puente la Reina.

Entre las reacciones recogidas a lo largo del día de ayer, destaca la de la Fundación Museo Jorge Oteiza, que manifestó su “profundo dolor en estos momentos en que Juan Huarte nos ha dejado”. “La sincera a inquebrantable amistad entre Juan Huarte y Jorge Oteiza está en el origen de esta Fundación, a cuyo entusiasmo y dedicación se debe la construcción del Museo de Alrzuza, llevada a cabo por Francisco Javier Sáenz de Oiza”, culminándose, así, “lo que había sido una vida compartida en la que la amistad y el afán de dar sentido a sus vidas desde el amor al arte estuvo siempre presente”.

Tras el fallecimiento del artista y del arquitecto, Juan Huarte “siempre veló por que el hermoso y valioso legado al pueblo de Navarra de la obra de Oteiza quedase dignamente custodiado en Altzuza”, continúa la nota. “Los muchos valores de Juan Huarte -hombre de empresa, escritor, filósofo, generoso mecenas- hacen que sea una figura imprescindible para quien quiera que se acerque a conocer lo que fue la vida en España y en Navarra en la segunda mitad del siglo XX”, afirma el comunicado.

apunte biográfico Hijo del constructor Félix Huarte Goñi y de Adriana Beaumont Galdúroz, era hermano de Jesús, María Josefa y Felipe. Aunque ostentó varios cargos en las empresas familiares, lo cierto es que a Juan Huarte sentía una gran atracción por la cultura y su difusión, querencia heredada de su padre, el primer mecenas de la familia, que ya apoyó a los músicos Luis de Pablo y Cristóbal Halfter y al Orfeón Pamplonés, del que fue presidente, además de a los artistas plásticos Gaspar Montes Iturrioz y Jorge Oteiza, tal y como señala en un artículo el doctor en Historia del Arte Francisco Javier Zubiaur (www.zubiaurcarreno.com). Juan tomó el testigo y ofreció sustento y estabilidad al escultor de Orio después de su regreso de América Latina a finales de los años 40. Huarte le facilitó un espacio de trabajo en un edificio de Madrid, desde donde pudo desarrollar su Propósito Experimental 1956-1957, serie de esculturas con la que obtuvo el Premio de la Bienal de Sao Paulo.Poco antes, el empresario también le había apoyado en el proyecto de la estatutaria de la Basílica de Arantzazu, que no pudo inaugurar hasta 1969.

Asimismo, unos años antes impulsó la productora X Films para que el creador guipuzcoano pudiera desarrollar sus proyectos cinematográficos y en la que también comenzaron realizadores como José Luis Garci, José Luis García Sánchez y Antonio Gimenez Rico, entre otros.

Juan Huarte también estuvo detrás de la creación de la emblemática revista Nueva Formaque vinculaba arte contemporáneo y arquitectura. Y del Grupo Alea, dirigido por el músico de vanguardia Luis de Pablo. Precisamente, fue el compositor la persona elegida, junto con el pintor y escultor José Luis Alexanco, por la familia Huarte para llevar a cabo la programación de los Encuentros del 72 en Pamplona, que supusieron un antes y un después para el arte en el Estado, a juicio de todos los expertos. Entre el 26 de junio y el 3 de julio de 1972, la capital navarra acogió a 350 artistas procedentes de todo el mundo. Aunque no a Oteiza, que se negó a participar si acudía Eduardo Chillida, con el que por entonces estaba enemistado.

Sin embargo, la relación entre Huarte y el de Orio continuó, y después de que en 1992 el escultor cediera su obra a Nafarroa, en octubre de 1996 el empresario se convirtió en el primer presidente del Patronato de la Fundación Museo Jorge Oteiza.

El edificio como tal fue encargado al arquitecto navarro Francisco Javier Sáenz de Oiza, al que Huarte patrocinó también en varios proyectos. El Museo se inauguró en mayo de 2003 y Juan Huarte presidió la entidad hasta 2009.