LAB ve planteamientos antidemocráticos en el diálogo social

El sindicato considera que el borrador del Gobierno Vasco para regularlo “no respeta las mayorías sociales”

Martes, 11 de Septiembre de 2018 - Actualizado a las 06:02h.

dOnostia - El sindicato LAB ha instado a “abandonar” el proyecto de decreto para institucionalizar el diálogo social en la CAV porque considera que supone una “iniciativa totalmente antidemocrática” del Gobierno Vasco, que “no respeta las mayorías y otorga a la patronal el derecho a veto”.

El sindicato dirigido por Garbiñe Aranburu ha presentado alegaciones al proyecto de decreto presentado por el Ejecutivo vasco, según dio a conocer ayer. En ellas solicita “la suspensión del proceso” ya que, según explicaron, existe una intención de “prolongar un modelo que está totalmente agotado”.

La denominada Mesa de Diálogo Social de Euskadi está virtualmente paralizada tras retirarse CCOO antes del verano en señal de protesta por el acuerdo de empleo pactado por Confebask y el Ejecutivo sin presencia sindical.

“El modelo que hemos conocido hasta ahora se ha limitado a legitimar la actitud de la patronal vasca y el Gobierno, y esta última iniciativa también comparte el mismo objetivo, dar continuidad al modelo vigente hasta la fecha”, señalaron fuentes del sindicato soberanista.

NO hay participación real Para esta organización sindical, el proyecto de decreto “está cojo desde el inicio” ya que, según advirtió, no se ha garantizado “ningún proceso participativo”. De este modo, LAB censura el hecho de que desde el Ejecutivo vasco “no se ha compartido ninguna intención de realizar el decreto”, sino que solo se ha dado la posibilidad de presentar alegaciones “sin tener ninguna otra relación”.

En opinión de LAB, desarrollar el proceso de este modo evidencia que “no hay ninguna voluntad de fomentar un verdadero proceso de participación ni ninguna voluntad de desarrollar un trabajo conjunto”. Según resaltó, “es estéril porque no respeta las mayorías democráticas”. “No se va a garantizar la participación de la mayoría sindical vasca. No estamos ante un proceso que tenga en cuenta y respete las mayorías democráticas”, reiteró.

En este sentido, lamentó que la propuesta “desprecia al derecho a decidir de una de las partes” y no responde a un modelo participativo “de verdad”.

Tras reiterar que hasta el momento la Mesa de Diálogo Social en Euskadi ha sido “un espacio para ratificar decisiones tomadas de antemano” y que, además, otorga a las organizaciones empresariales “la capacidad de veto”, LAB subrayó que este proyecto de decreto “sigue por el mismo camino, para ratificar decisiones que ya han sido tomadas, solo tendría carácter consultivo, y por lo tanto no responde a una verdadera participación”.

Fuentes del sindicato dirigido por Garbiñe Aranburu insistieron en la necesidad de crear un Marco Vasco de Relaciones Laborales y Protección Social para “construir el ámbito laboral y social que decidamos como colectivo y como pueblo”.

Según LAB, una iniciativa de este tipo debería tener “la vocación” de trabajar en la construcción de este marco, pero la propuesta de decreto “no responde a ese objetivo”. “No responde a las verdaderas necesidades sociales y laborales” del País Vasco, concluyó. - E.P.