Los API piden más regulación y crear una mesa sectorial

Exigen un análisis conjunto de la problemática que existe en un mercado inflado por factores externos

Lunes, 10 de Septiembre de 2018 - Actualizado a las 06:02h.

donostia - El presidente de los Agentes de la Propiedad Inmobiliaria (API) de Gipuzkoa, José Luis Polo, reclama a las instituciones la creación de una mesa sectorial con la participación de todos los agentes implicados en un sector tan sensible como el de la vivienda, que se encuentra, dice, absolutamente “desregularizado” y con una “serie de problemas que tenemos que abordar”, añade.

“Siempre digo que me parece un problema social grave. Desde el momento en que una persona tiene que destinar 900 o 1.000 euros al alquiler de la vivienda, su capacidad para abordar otros gastos está limitada. Y aquí entras en el debate sobre si la vivienda es un mercado que tendría que tener un aspecto regulado. Por ejemplo, la Comisión Nacional de los Mercados y la Competencia (CNMC), cree que no tiene que tener ningún tipo de regulación y así lo está trasladando en varios de sus dictámenes”, añade Polo. Uno de ellos ha cuestionado recientemente la ordenanza municipal que limita las viviendas de uso turístico en Donostia.

En opinión de Polo, en dicha mesa deberían confluir las diferentes administraciones, el Gobierno Vasco y los ayuntamientos especialmente, pero también las diputaciones forales, desde su capacidad fiscal, y diferentes agentes del sector, como constructores y agentes inmobiliarios. También la propia CNMC, “y que defienda ante la gente su criterio, al menos. Porque está emitiendo dictámenes desde la pura teoría, como si el mercado de la vivienda fuese un mercado de peras. Todo eso necesita un contraste y ese trabajo está por hacer. No se ha hecho un análisis conjunto”, explica.

“Si decimos que la vivienda tiene que tener una función social, y si el mercado no puede autorregularse y los precios se disparan sin motivos endógenos del sector, que ahora mismo no los hay, es evidente que tienes que introducir un sistema de redistribución. Las variables socioeconómicas, endógenas, no tienen justificación para subir las rentas de esta manera”, insiste Polo.

Fruto de ello: “Una gran inseguridad” en un mercado inflado por causas exógenas: “La presión que ejercen los inmigrantes que comparten vivienda, los pisos vacacionales... Recuerdo un caso en que tuvimos que hacer una Inspección Técnica de Edificios (ITE) y nos encontramos con que, de doce viviendas, unas ocho estaban en alquiler compartido. Con su candado o llave en cada habitación. Y esta es una realidad que no tiene nada que ver con una coyuntura socioeconómica de este país”, añade el presidente de los API.

También lamenta que en la actualidad la mayoría de operadores del mercado no están regulados, ya que cualquier persona puede ejercer de agente inmobiliario desde la desregulación llevada a cabo por el Gobierno de Aznar (PP) en junio de 2000. - M.M.