Para Artikutza, “las reservas llegan con las uvas”

Albergue de Artikutza.

La casa ubicada en la finca de Goizueta tiene 32 plazas y recibió a más de un millar de personas el pasado año

Domingo, 9 de Septiembre de 2018 - Actualizado a las 06:03h.

donostia - El albergue de Artiku-tza, situado en la finca de Goizueta propiedad del Ayuntamiento de Donostia, es el cuarto albergue donostiarra, aunque está fuera de la ciudad y más centrado en la naturaleza. Los 34 kilómetros que lo separan de la capital guipuzcoana y su ubicación, en una zona verde protegida, hace que tenga muchos adeptos, que no dejan escapar la ocasión para reservar la casa, que se alquila a grupos de un mínimo de diez personas y tiene 32 plazas. “Hay gente que se apunta mientras están dando las uvas en la medianoche del 31 de diciembre”, explica una responsable del Ayuntamiento. De hecho, las reservas del edificio, que funciona como un agroturismo, pueden llevarse a cabo con un máximo de cuatro meses, motivo por el que quienes quieren asegurarse disfrutar de ella en mayo se apuntan en las primeras horas del Año Nuevo.

A lo largo del pasado año, el albergue de Artikutza acogió a 1.081 personas, la mayor parte familias pero también cuadrillas y otros grupos, como los alumnos que asisten a la Escuela de Naturaleza. En los meses de mayo a agosto de este año, el albergue ha acogido a un total de 27 grupos, con unas 600 personas.

El servicio de Escuela de la Naturaleza, impartido por monitores especializados, es una de las ofertas de Artikutza para los grupos de escolares. Solo se desarrolla durante el curso, en primavera y en otoño, y durante días laborables.

El albergue de Artikutza fue construido expresamente para los ingenieros y otros técnicos que llegaron a la zona hace 70 años cuando se construyó la presa, que en la actualidad se está desembalsando, para devolver el río a su estado original. La casona fue posteriormente convertida en albergue y tiene un público fiel, aunque diferente al los tres albergues localizados en la ciudad de Donostia ya que este no es un lugar de paso sino de estancia.

El edificio fue objeto de una importante reforma hace ocho años con el fin de dotarle de todas las medidas de seguridad a las que obligan las normativas legales en la actualidad. El precio es otro de los atractivos del lugar ya que la totalidad de la casa cuesta 152 por fin de semana o dos noches y 128 por las dos siguientes. - C.A.

Secciones