El Gobierno abre la puerta a seguir vendiendo armas a Arabia Saudí

Trabajadores del astillero de Navantia de San Fernando cortaron ayer el tráfico de la autovía A-4. (efe)

El riesgo de perder un contrato de 1.800 millones explicaría la marcha atrás del Ejecutivo

Sábado, 8 de Septiembre de 2018 - Actualizado a las 06:03h.

donostia - El anuncio esta misma semana de que el Ministerio de Defensa anulará una venta de 400 bombas del Ejército de Tierra a Arabia Saudí es por el momento una declaración de intenciones que todavía tiene que pasar por la discusión de una comisión de varios ministerios y someterse a distintos matices, informaron fuentes gubernamentales.

Ayer, en la rueda de prensa posterior al Consejo de Ministros, la portavoz del Gobierno, Isabel Celaá, evitó responder a las preguntas sobre si el Ejecutivo se plantea rectificar esa decisión, ante el temor de que anular esa operación termine perjudicando el macro contrato con Arabia Saudí que esperan los astilleros de Navantia en Cádiz, para la construcción de cinco corbetas. La empresa cifra la operación en 1.800 millones de euros que se dejarían de ingresar, lo que se traduciría en una pérdida de 6.000 empleos. Tras haber afirmado hace unos días que paraliza la venta de armas al país saudí porque son utilizadas para bombardear a población civil en Yemen, ahora el Ejecutivo de Pedro Sánchez da marcha atrás y dice que “mantendrá los compromisos adquiridos”.

No es una decisión definitiva. Todo dependerá del ganador en la pugna entre dinero y principios. La decisión está ahora en manos de una comisión interministerial. “No le puedo contestar porque depende de la resolución a la que llegue la comisión, la respuesta no la tenemos todavía”, dijo Celaá cuando se le preguntó si el Gobierno sigue siendo contrario a la operación de venta de bombas del Ejército de Tierra a este país.

El motivo de una paralización sería el temor de que esas bombas puedan usarse en ataques en Yemen. Sin embargo, el presidente del comité de empresa de Navantia, Jesús Peralta, afirmó ayer que ha tenido noticia de que la embajada saudí en España ha dado “un ultimátum” para conseguir una rectificación. La propia presidenta andaluza, Susana Díaz, ha pedido al Gobierno que actúe cuanto antes.

Celaá no confirmó ninguna información y se limitó a insistir en que el Gobierno está trabajando para “encontrar una solución satisfactoria para todas las partes”, que pase por “mantener buenas relaciones con Arabia Saudí” y al mismo tiempo asegurar la carga de trabajo de los astilleros en Cádiz.

La portavoz no cree que haya “crisis diplomática” con Riad, sino tal vez “alguna discrepancia” que, a su juicio, “se resolverá en horas”. Según señaló, el Gobierno se mantiene “firme” en mantener relaciones de colaboración con Arabia Saudí y “eso implica mantener los compromisos internacionales del Gobierno, y Arabia Saudí hará lo mismo”.

Tampoco detalló la composición de la comisión interministerial encargada del asunto, que se reunirá en los próximos días. Generalmente, la encargada de aprobar las ventas de armas es la Junta Interministerial de Material de Defensa, formada por Presidencia, Exteriores, Defensa, Economía, Industria, Interior y Energía.

Sus conclusiones serán comunicadas al Consejo de Ministros, que adoptará una decisión que espera sea satisfactoria para todos-. “Este es un Gobierno diferente y tiene su propio criterio, pero los 6.000 trabajadores de la bahía de Cádiz pueden estar seguros de que este Gobierno está con ellos”, precisó, en alusión al contrato de las corbetas.

La decisión de Defensa, que se conoció el pasado lunes, viene precedida de un anuncio el pasado 13 de agosto de que el Gobierno revisaría las condiciones de armamento y otro material de defensa a los países de la coalición que lidera Arabia Saudí contra los rebeldes en Yemen.

bombas a niños en yemen Unos días después de un ataque de la coalición que mató a decenas de personas en el país -muchos de ellos niños-, el Gobierno español se sumó a la “preocupación” de la ONU y explicó que la venta de material de defensa a todos los países de esta zona está sujeta a “estrictas condiciones”, incluida una garantía de que no será utilizado fuera del país. Aún así, el Ejecutivo anunció que revisaría esas condiciones “para asegurar su efectividad”.

En 2017, la industria española exportó material de defensa por un importe de más de 361 millones de euros a los países que forman parte de la coalición internacional liderada por Arabia Saudí y que participa en la guerra de Yemen. - N.G.

Secciones