Santamaría planta a Casado y deja en el aire si continuará bajo su disciplina

La exvicepresidenta y sus colaboradores se ausentan de la primera reunión del grupo parlamentario tras las vacaciones

Txus Díez - Viernes, 7 de Septiembre de 2018 - Actualizado a las 06:02h.

DONOSTIA - Soraya Sáenz de Santamaría reapareció ayer tras su derrota de julio en las primarias del PP y lo hizo para dejar claro a Pablo Casado que no se lo va a poner fácil a la hora de recomponer el partido. Santamaría estaba convocada para la primera reunión del grupo parlamentario del PP en el Congreso con Casado como líder, pero no hizo acto de presencia en la Carrera de San Jerónimo hasta que sus obligaciones como parlamentaria así se lo exigieron, y entonces, antes de asistir al Pleno, se explicó.

Afirmó que ya había comunicado a la portavoz parlamentaria, Dolors Montserrat, que no podía asistir por problemas de agenda, aplazables en todo caso, y que Montserrat le señaló que no era necesario, pues muchos otros diputados tampoco podrían asistir. Efectivamente, muchos faltaron, entre ellos casi todos los fieles de Santamaría.

Estuvo Celia Villalobos, recién relegada de su puesto en la Diputación Permanente y que optó por ocupar un lugar discreto, pero ni Cristóbal Montoro, ni Fátima Báñez, ni José Luis Ayllón ni Álvaro Nadal acudieron a la convocatoria de Casado, consumando un plante que el nuevo líder del PP puede interpretar ya como una negativa a su oferta de integración.

Casado reiteró ayer que la exvicepresidenta tiene reservado un puesto en el Comité Ejecutivo del PP y que podría ocupar, si quiere, un puesto más visible que la última bancada del grupo parlamentario a la que le ha relegado la nueva dirección del partido.

“Estoy convencido de que sus compañeros de grupo le cederían la presidencia de comisión parlamentaria que considerara”, señaló Casado, quien sin embargo reconoció que todavía no sabe qué planes tiene su compañera, informa Europa Press. Hay un precedente al respecto, en todo caso, pues Ayllón sí ha aceptado un cargo del PP en el Congreso, la vicepresidencia primera de la Comisión Mixta para la UE que ocupaba precisamente Pablo Casado. Ayllón fue secretario de Estado de Relaciones con las Cortes y después director de gabinete de Mariano Rajoy.

Ya en el discurso que dio como ganador del Congreso Nacional Extraordinario del PP Casado tendió la mano a Santamaría, pero hasta ahora la que fuera mano derecha de Mariano Rajoy no ha respondido de palabra, aunque sí por la vía de los hechos.

A lo que sí que no se comprometió Casado es a reservar a su rival un puesto al frente de una candidatura en las listas para las autonómicas y municipales, que el PP debe confeccionar con tiento para sacar el mejor resultado posible tras salir de La Moncloa.

Ayer Casado restó importancia a la ausencia de Santamaría y de su entorno en la reunión del Grupo Popular, pues según dijo “cada uno tiene su agenda”, para añadir que tiene “la mejor consideración y el mejor aprecio a mi compañera y el grupo también”.

La exvicepresidenta no quiere sellar la paz con Casado tras el duro enfrentamiento de las primarias en un PP poco acostumbrado a los duelos internos con luz y taquígrafos, pero probablemente tampoco le planteará una guerra.

Tras un verano para la reflexión, fuentes de la dirección del PP no descartan que esté buscando una alternativa fuera de la política, y ya en julio algunos medios digitales la ubicaban en el Banco Santander. Preguntada por si buscaba una salida en la empresa privada, ayer Santamaría explicó que quiere hablar antes con Casado -con quien no conversa desde antes de agosto- y que, de hecho, su idea era pedirle ayer mismo una cita. No pudo hacerlo porque el líder del PP se marchó antes de que ella llegara al Congreso, informa Efe.

Quien sí parece que seguirá en la brecha, si bien en segunda fila, es la exministra de Defensa y exsecretaria general del PP, María Dolores de Cospedal, que se presentó a la reunión del grupo parlamentario sonriente y ocupó asiento en la primera fila de la sala, junto a la dirección del grupo de Casado, con el que unió intereses en las primarias.

Cospedal ya ha adelantado que va a dejar la presidencia del Partido Popular en Castilla-La Mancha para que en un mes se elija a su sucesor, y cabe la posibilidad de que la exsecretaria general del PP opte a encabezar la lista del PP al Parlamento Europeo en las elecciones del año que viene.

la opinión de feijóo Por el futuro de Santamaría fue preguntado el que todos señalaban como sucesor de Rajoy hasta que él mismo se autodescartó, el presidente gallego. Para Alberto Núñez Feijóo, la exvicepresidenta “es muy importante en la política española y en el servicio público a España;ha sido una buena política y una buena servidora del Estado”, incidió el presidente gallego, quien afirmó que si finalmente la rival de Pablo Casado en el congreso del pasado mes de julio abandona, sería una “mala noticia”.