Cartas a la Dirección

Osakidetza

J.F.P. Muguruza - Viernes, 7 de Septiembre de 2018 - Actualizado a las 06:02h.

Me he decidido a escribir estas líneas para resaltar la profesionalidad y eficiencia del personal y servicios de Osakidetza.

A principios de julio tuve que acudir a Urgencias del centro de salud de mi pueblo por una sensación de mareo y molestias dolorosas en el pecho. Sin más dilación me realizaron un electro y rápidamente determinaron la existencia de un infarto agudo de miocardio. Ante esta situación llamaron a la ambulancia medicalizada, que de inmediato me trasladó al Hospital Donostia. En el Hospital estaba esperando el equipo quirúrgico que sin dilación me hizo un cateterismo e implantó un stent en una de las arterias coronarias. Desde que sentí los primeros síntomas hasta el implante del stent no pasaron ni dos horas, incluido el traslado.

Era la primera vez que ingresaba en un centro sanitario y mi sorpresa fue mayúscula cuando me trasladaron a la Unidad de Ciudados Intensivos y disfrutar de las magníficas instalaciones. Un hijo mío, sorprendido, exclamó que se parecía a las clínicas que aparecían en las series americanas. Pero más que las instalaciones, me sorprendió la atención constante del personal que me atendió, la cercanía de médicos , enfermeros y personal auxiliar. En todo momento estaba informado de las constantes vitales y de la evolución de mi enfermedad. Fueron tres días en los que recuperé la tranquilidad y el sosiego. Estaba en buenas manos. Después de otros dos días de hospitalización en la planta de cardiología, me dieron el alta.

Pero no termina mi sorpresa ya que Osakidetza me ofrece 26 sesiones de rehabilitación en Bihotz, centro especializado en la rehabilitación cardiológica. Son sesiones de más de una hora con especialistas cualificados y un estricto control cardiovascular.

Reitero el agradecimiento a todos los profesionales que me atendieron y me atienden y el reconocimiento a Osakidetza.