bertako gaia

Una feria pasada por agua

El puesto de Maddi Iradi, de Hernani, fue uno de los más visitados durante toda la jornada de ayer, donde expuso las mejores frutas de su cosecha.

Ordizia celebró ayer su día grande de las Euskal Jaiak, cuando tuvo lugar el exitoso certamen de queso. De las 54 queserías presentadas, SC Kortaria de Lekaroz se llevó el primer premio.

Un reportaje de M. Aranburu. Fotografía Ruben Plaza - Jueves, 6 de Septiembre de 2018 - Actualizado a las 06:03h.

La feria de Ordizia, dentro del marco de las Euskal Jaiak celebrada ayer, fue un escaparate único para los productores locales y desde bien temprano muchas personas se acercaron para adquirir distintos productos y poder disfrutar de un día en el que la lluvia no menguó la fiesta. Aunque amaneció nublado, durante las primeras horas de la jornada parecía que el tiempo aguantaría, pero para las 10.00 horas comenzaron a caer las primeras gotas para dar paso a una fuerte tromba que duró aproximadamente una hora. Un poco antes, la carroza con los quesos que después participarían en el popular certamen se paseó de la mano de los miembros de la Cofradía del Queso Idiazabal de Ordizia por las calles de la localidad a ritmo de música y acompañados por ocho dantzaris. Después de la vuelta, todos los quesos fueron llevados al frontón como ya es costumbre y se procedió a sacarlos de las cajas en las que se guardan, además de enumerarlos.

Mientras tanto, casi todos los asistentes se refugiaban del chaparrón, ocasión que benefició a algunos productores. Juanita Murgiondo, de Gabiria, suele poner todos los miércoles el puesto y se mostraba contenta: “Poco a poco parece que la gente se va acercando, además como está lloviendo, muchos vienen a la plaza a buscar refugio y alguno suele picar”. En los puestos se pudo ver de todo, sobre todo buenas piezas de tomates, pimientos y calabazas, aunque según Murgiondo las verduras que se cocinan en cazuelas “no se suelen vender mucho en esta temporada porque apetecen más con frío”.

Además de la feria de cada miércoles y el concurso de quesos, también se celebraron la exposición de perretxikos y los certámenes de gallina vasca, de ganado vacuno de raza pirenaica de Gipuzkoa y frutas y hortalizas, en la que Josune Agirre fue una de las premiadas. Sonriente, declaró que “lo más importante es la variedad” y que, por ello, aunque no traigan grandes cantidades suelen tener el escaparate lleno de distintos productos.

la cata El plato fuerte de la jornada fue el certamen de queso, en el que participaron 54 queserías. En esta ocasión y por primera vez, venció Julen Arburua, de la quesería SC Kortaria, sita en la localidad navarra Lekaroz, con una puntuación de 8,44. A escasas diez décimas se quedó el ordiziarra Joseba Insausti, segundo clasificado, y el tercer puesto lo logró Unai Lekuona Ruiz de Luzuariaga, de Araia (Araba), con 7,93.

Antes de dar a conocer los vencedores, los miembros del jurado tuvieron la ardua tarea de valorar cada pieza que probaban. Así, cocineros y expertos en la materia estuvieron degustándolos durante la mañana. “Para mí es un orgullo increíble ser jurado de este concurso”, recalcó Martín Berasategi. Este año uno de los invitados fue el periodista y gastrónomo José Ribagorda: “Nunca he estado aquí, aunque he tenido la suerte de degustar los quesos Idiazabal. Lo que más me ha impactado de este municipio son sus raíces y su historia”, afirmó. La cata de quesos tampoco le dejó indiferente: “Me llevo el aroma de los montes, de los pastos, de esas ovejas latxas… me voy enriquecido y satisfecho”.

El cineasta Joxe Mari Goenaga, por su parte, acudía por primera vez como miembro del jurado. El ordiziarra fue el elegido para cortar el primer queso de la temporada en abril, pero finalmente no pudo acudir a la cita porque estaba en Andalucía y debido al temporal su vuelo fue cancelado. Esta vez sí que estuvo presente: “Como ordiziarra esta es una experiencia muy especial. Llevaba varios años sin acudir a las Euskal Jaiak, pero siempre las he seguido de cerca. En la apertura de la nueva temporada no pude estar y esta vez me quito esa espina que se me quedó”. Ser jurado no es tarea fácil y así lo detalló: “Yo no soy ningún experto, pero tengo al lado a Elena Arzak y le voy preguntado las dudas que me surgen y ella me va diciendo qué es lo que hay que tener en cuenta. Parece que coincidimos bastante y eso me tranquiliza”. Antes de saber la decisión final Goenaga se mojó y se decantó: “Los que hemos probado hoy estaban muy ricos, pero me han gustado algo más los ahumados”. Y de hecho dio en el clavo, ya que el primer y segundo clasificado fueron de este tipo. Después de saber los ganadores tuvo lugar la tradicional subasta en la que San Sebastián Gastronómica se llevo medio queso por 8.750 euros.

La de ayer fue una jornada en la que aunque la lluvia también fue protagonista, cientos de personas no quisieron perder la ocasión de conocer y degustar los mejores productos locales.

Secciones