bog@ndo por la red

Buenas noticias

por IKER MERODIO - Jueves, 6 de Septiembre de 2018 - Actualizado a las 06:02h.

Buenas noticias facebook.com 

No es habitual que en los periódicos demos buenas noticias. De hecho, las malas, si se fijan, solo son “las noticias”, son las buenas las que tenemos que calificar. Hoy les traigo, para variar, una noticia estupenda: los hijos de Irene Montero y Pablo Iglesias han salido adelante después de dos meses de lucha de toda la familia. La política, no lo olvidemos, la hacen las personas, y los políticos (y alguna vez confieso que se me olvida) sienten, padecen y son felices con las mismas cosas que sus votantes o quienes comentamos sus pasos. Ni más ni menos. Zorionak a Leo, a Manuel, a Irene y a Pablo.

Todo eso ya estaba allí twitter.com/Pablo_Iglesias_

Pablo Iglesias e Irene Montero han dado a conocer el estado de sus hijos del mismo modo que el primero dio a conocer junto a Tania Sánchez que su relación de pareja se terminaba: con una carta firmada por ambos y publicada, a la vez, en Facebook y Twitter. Una carta en la que, esta vez, dan las gracias a los reyes de España, a los compañeros de otros partidos y a la sanidad pública. Es decir, a la casta y a lo que, según ellos, no funciona. No aprovecho un momento de debilidad: pongo de manifiesto que en la vida, cuando ya te juegas algo, todos dejamos atrás la adolescencia y empezamos a ser adultos.

Willy Toledo, la víctima twitter.com/malditobulo

La justicia española falla más que una escopeta de feria: víctimas de verdad, como la de La Manada, se sienten desprotegidas y el resto de mujeres, desamparadas. Y amigos de los victimarios acaban siendo convertidos en mártires. En este último caso me refiero a Willy Toledo, que no reconoce a un dictador cuando lo tiene delante y que ahora se ha convertido en el último icono de la injusticia española porque esta le reclama después de que no se presente a declarar por sus blasfemias. Ojalá se presente, le absuelvan (lo contrario sería ridículo) y todos dejen de vestirle de santo.

Secciones