Defensa estudiará los costes de trasladar los cuarteles fuera del barrio de Loiola

Un momento de la reunión entre el alcalde de Donostia, Eneko Goia, y la ministra de Defensa, Margarita Robles, ayer en Madrid.

Goia se muestra algo decepcionado aunque valora el compromiso de Robles para una nueva reunión

Carolina Alonso - Miércoles, 5 de Septiembre de 2018 - Actualizado a las 06:03h.

donostia - El Ministerio de Defensa elaborará un estudio sobre los costes que tendría la salida de los cuarteles del solar de Loiola para reubicarse en otro emplazamiento. Este es el compromiso adquirido ayer por la ministra de Defensa, Margarita Robles, en el encuentro mantenido con el alcalde de Donostia, Eneko Goia, que se trasladó a Madrid para exponerle la necesidad de la ciudad de Donostia de hacerse con los terrenos de los cuarteles de Loiola para proseguir con la construcción de viviendas en la vega del Urumea.

En el encuentro, el alcalde reiteró los deseos de la capital guipuzcoana de comenzar “lo antes posible” con una negociación que pueda culminar con la salida de los cuarteles de su actual emplazamiento. Para el Consistorio, la zona de Eskuzai-tzeta, en los Altos de Zubieta, donde el Ministerio de Interior dispone de amplios terrenos destinados a la cárcel proyectada, ahora en entredicho, podría ser una localización alternativa para los cuarteles.

Tras la reunión de ayer en Madrid, ambas partes se citaron para un nuevo encuentro previsto inicialmente para el 27 de noviembre, una vez que el ministerio disponga de una previsión económica que le permita negociar, si ese es el caso, la venta del solar al Ayuntamiento.

La valoración de los terrenos de Loiola, en donde el Plan General podría autorizar más de un millar de viviendas, es un factor más de la posible negociación ya que Defensa ha manifestado en más de una ocasión que su hipotético traslado a otro lugar no podría suponerle un gasto. En este contexto, la venta del terreno de Loiola sería un ingreso con el que compensar la construcción del nuevo cuartel.

Según los cálculos municipales, suponiendo que puedan construirse hasta 1.600 viviendas, un 50% de ellas libres y otro tanto de protección oficial, el precio del solar de Loiola podría rondar los 20 millones de euros.

El alcalde consideró que la reunión de ayer se saldó con “una de cal y otra de arena” y reconoció su decepción. “He visto una posición muy tímida y reservada de inicio, pero hemos conseguido un compromiso para seguir trabajando sobre la cuestión”, destacó. Asimismo, señaló que, a pesar de los pocos avances logrados, es la primera vez que un titular del Ministerio de Defensa, en este caso la ministra Margarita Robles, toma parte en el encuentro con un alcalde de Donostia para tratar el asunto.

En la cita, la delegación donostiarra entregó a los responsables del Ministerio de Defensa “un extenso informe” sobre las alterativas de la parcela de Loiola, que “han quedado en analizar”, según Goia.

El regidor mostró también su sorpresa al comprobar las dificultades burocráticas existentes para que un terreno propiedad de un ministerio, como sucede con el de la cárcel proyectada en Zubieta a cargo de Interior, pueda ser utilizado por otro ministerio, en este caso el de Defensa, para la posible construcción de nuevos cuarteles. “Habrá que seguir trabajando en esta cuestión”, señaló Goia.

voluntad política Para el máximo mandatario donostiarra, el traslado del acuartelamiento militar de Loiola, una cuestión “prioritaria” para la totalidad de los grupos políticos del Ayuntamiento de Donostia, “depende de la voluntad política” de los responsables de Defensa. Asimismo, añadió que, hasta el momento, la situación “no ha sido abordada por los distintos Ejecutivos centrales con determinación”.

Goia recalcó que está dispuesto a negociar “todos los puntos” que proponga el Gobierno de España para alcanzar el objetivo perseguido “que no es otro que la adquisición de la parcela de los cuarteles” para la construir un nuevo barrio. Para ello, insistió en la necesidad de que el Gobierno “muestre una voluntad política de iniciar ese camino, que, por el momento, no se ha producido”.

Los cuarteles de Loiola ocupan 17.000 metros cuadrados de terrenos llanos junto al río Urumea. El acuartelamiento -sede del regimiento de infantería Tercio Viejo de Sicilia- acoge a unos 500 efectivos y ha sido objeto de mejoras en los últimos tiempos, como la creación de nuevos aparcamientos e instalaciones.

Secciones