GuraSOS lleva a Bruselas su oposición a la incineradora

La plataforma no descarta elevar sus demandas hasta el Tribunal de Derechos Humanos de Estrasburgo

Miércoles, 5 de Septiembre de 2018 - Actualizado a las 06:02h.

donostia - La plataforma GuraSOS llevó ayer al Parlamento Europeo su queja contra el proyecto de la incineradora de Zubieta por excluir, a su juicio, a la ciudadanía y ser contraria a las nuevas normativas europeas sobre gestión de residuos.

El proyecto de la incineradora de Zubieta “se está vendiendo como algo novedoso a nivel europeo pero estas incineradoras tienen 20 años, la apuesta tiene que ser más ambiciosa”, dijo el eurodiputado de Podemos Xabier Benito tras una rueda de prensa en el Parlamento Europeo junto a miembros de GuraSOS.

Esta asociación se encuentra en Bruselas para tratar el asunto con la Comisión Europea (CE), donde presentaron hace dos meses una queja que aseguran que ha sido admitida a trámite, y también con responsables de la oficina de estadística europea, Eurostat.

En esa queja, GuraSOS pone de relieve lo que considera el incumplimiento de varias directivas europeas, relativas a la adjudicación de contratos de concesión, y critica las medidas de participación del público en la elaboración de planes y programas de medio ambiente.

“Pensamos que hoy en día, tras aprobarse la directiva europea de Economía Circular, en pleno debate de la futura directiva de plásticos y viéndose los efectos del cambio climático, una incineradora no puede ser el proyecto estrella de una política de gestión de residuos para Gipuzkoa ni para Euskadi”, indicó Benito. Añadió que es un momento en el que “tenemos que apostar por avanzar”.

El coordinador de los servicios jurídicos de GuraSOS, Joseba Belaustegi, explicó que a nivel judicial cree incluso que esta queja puede llegar al Tribunal Europeo de Derechos Humanos de Estrasburgo.

Belaustegi señaló que expresarán hoy en una reunión con representantes de Eurostat el “fraude financiero” que en su opinión llevaron a cabo las autoridades públicas por el que “se inventaron una concesión de una obra a lo privado”, lo que calificó de “deuda encubierta”.

Durante la rueda de prensa, la secretaria confederal de la Confederación Europea de Sindicatos (CES), Montserrat Mir, criticó la apuesta por la incineradora por estar “fuera de su tiempo”. - Efe

Secciones