El complejo medioambiental de Zubieta encara su recta final

El contrato para la construcción de la segunda fase, que contempla la planta de biometanización y la de maduración de escorias, fue firmado ayer y las obras concluirán el próximo verano

Iraitz Astarloa - Miércoles, 5 de Septiembre de 2018 - Actualizado a las 06:02h.

donostia - La construcción del complejo medioambiental de Zubieta, que albergará la incineradora además de otra serie de infraestructuras para el tratamiento de los residuos, avanza a paso firme y las obras encaran ya su recta final, con el objetivo de que para el verano del próximo año esté a pleno rendimiento. El Consorcio de Residuos de Gipuzkoa (GHK) dio ayer un nuevo paso para que estos plazos se cumplan con la firma del contrato de construcción de la segunda fase del complejo, que consta de la planta de biometanización y la de maduración de escorias, y que ha sido adjudicada a la Unión Temporal de Empresas (UTE) liderada por FCC y que componen las firmas Garrai, Biegrim, Ecofert Sansoain, Urbycolan y Vytrusa.

Esta alianza de empresas presentó la oferta más competitiva económicamente, con una rebaja del 20% con respecto al precio de licitación. Así, la UTE invertirá 32,2 millones en la construcción de las dos plantas previstas, que podrá explotar durante un periodo de 20 años. A cambio, GHK abonará un pago fijo anual de 3,6 millones de euros por disponibilidad de las instalaciones, a los que habrá que sumar una cantidad variable en función de los residuos que se traten en estas plantas y que rondará el millón de euros anual.

El diputado de Medio Ambiente, José Ignacio Asensio, hizo una evaluación positiva del contrato, cuya firma se ha retrasado más de lo previsto a consecuencia del recurso que presentaron las empresas Cespa y Campezo contra esta adjudicación. No fue hasta el pasado 15 de agosto cuando el Tribunal Administrativo foral de Recursos Contractuales falló en contra de las recurrentes, dando vía libre a la adjudicación. Este pequeño contratiempo, sin embargo, no parece que vaya a afectar en la voluntad de la Diputación de que el complejo de Zubieta esté totalmente operativo el próximo verano y Asensio reafirmó que se cumplirán “los plazos previstos”.

Tras la firma del contrato de ayer, la UTE liderada por FCC tiene un plazo de once meses para la construcción de la planta de biometanización y la de maduración de escorias, que se ubicarán en una parcela de 32.000 metros cuadrados en el polígono de Eskuzaitzeta, a escasos 300 metros del lugar donde se erigirá la incineradora.

La planta de biometanización recibirá materia orgánica recogida selectivamente y la someterá a un tratamiento para la extracción del biogás para la producción de energía. Tendrá una capacidad inicial de 50.000 toneladas.

Por su parte, la planta de maduración de escorias tratará los restos sólidos procedentes de la incineradora, y los transformará en materiales que serán empleables en obras públicas. Esta planta tendrá capacidad para 52.000 toneladas.

“Con la puesta en marcha del Centro Medioambiental de Gipuzkoa, toda la inversión que el territorio realiza para gestionar sus residuos retornará con la creación de 250 puestos de trabajo, la generación de energía suficiente para abastecer a 45.000 hogares y con los impuestos ingresados por estas actividades en la Hacienda foral”, destacó Asensio.

Además, el diputado de Medio Ambiente y presidente de GHK valoró que con la puesta en marcha de todas las infraestructuras de Zubieta, Gipuzkoa mejorará “entre siete y ocho puntos” la recogida selectiva, situándose en el 60%, “superando sobradamente el objetivo del 50% fijado por Europa para el año 2020, en la línea de los países más avanzados en esta materia”.

Finalmente, Asensio destacó que las ofertas económicas presentadas por las empresas que van a hacerse cargo de las dos fases y que en ambos casos han supuesto una baja importante con respecto al precio de licitación inicial, van a permitir mantener las tarifas de basura que se están abonando actualmente.