El diálogo social no es válido para ELA al querer hacer valer su mayoría

Los dirigentes de ELA, ayer, durante la rueda de prensa en Bilbao. (Foto: José Mari Martínez)

El sindicato rechaza el borrador del Gobierno Vasco porque permitiría acuerdos en minoría

X. Aja - Miércoles, 5 de Septiembre de 2018 - Actualizado a las 06:02h.

dOnostia - El denominado diálogo social entre representantes de los empresarios, de los trabajadores y de la administración no termina de despegar en Euskadi, y la oposición frontal de la organización sindical con mayor peso en el País Vasco, el sindicato ELA, no augura un buen futuro a la iniciativa que quiere propulsar el Gobierno Vasco.

El sindicato mayoritario en la CAV, ELA, -cuenta con más del 40% de representatividad-, afirmó ayer que rechaza el proyecto de decreto para la creación de la mesa de diálogo social planteado por el Ejecutivo de Gasteiz. La organización dirigida por Txiki Muñoz se escuda para justificar su oposición en que, a su entender, la redacción del proyecto “desprecia al sindicalismo vasco y los resultados de las elecciones sindicales, con el objetivo de neutralizar la reivindicación y excluir a ELA”.

El Departamento de Trabajo del Gobierno Vasco que dirige la consejera socialista María Jesús San José ha enviado un borrador de propuesta de diálogo social a las centrales sindicales representativas, así como a la organización empresarial Confebask. El citado documento es el borrador del decreto con el que pretende revitalizar la mesa de diálogo social en Euskadi.

Como se recordará. el pasado mes de abril la Mesa de Diálogo Social en el País Vasco saltó por los aires al comunicar el sindicato CCOO de Euskadi que también la abandonaba. La razón esgrimida por el sindicato liderado por Loli García fue la firma, a espaldas de la citada mesa y de los sindicatos, del último acuerdo en materia de empleo y formación suscrito entre Gobierno Vasco y Confebask.

Tanto el Ejecutivo como la patronal vasca pidieron al sindicato que reconsiderase su decisión, aunque Comisiones no rectificó ante lo que consideró “una deslealtad” que desvirtúa totalmente el sentido del diálogo social al no contar con los sindicatos en temas como la generación de empleo.

Tras la salida de CCOO en primavera, la realidad es que el organismo tripartito de diálogo social en Euskadi está parado, ya que ELA y LAB apenas han participado en el mismo a lo largo de los años. ELA siempre ha señalado que este diálogo social, tal y como se ha planteado, no aporta nada a los trabajadores vascos ya que, en su opinión, solo da cobertura a los planteamientos empresariales.

Y la patronal, sobre todo en Gipuzkoa, a la vista de la reticencia de ELA a sentarse a negociar, está implantando una nueva cultura de empresa tendente a sustituir la confrontación por la colaboración en las compañías. Los dos grandes defensores de la figura del diálogo social, CCOO y UGT, también abandonaron la mesa vasca tras el citado acuerdo unilateral por el empleo.

En cualquier caso, el Gobierno Vasco ha emplazado a las partes a presentar su alegaciones al texto del borrador del decreto. Organizaciones sindicales y empresariales tienen hasta este viernes 7 de septiembre para presentar sus contrapropuestas.

La principal objeción de ELA se refiere al modo de adoptar los acuerdos en la Mesa. Ya que, según el texto recogido, podría aprobarse temas sin el voto mayoritario sindical, el de ELA. El texto indica que “con carácter general los acuerdos se adoptarán por unanimidad de las partes que la integran”. Hasta aquí todo bien pero el decreto matiza que, “excepcionalmente, podrán adoptarse acuerdos con el voto favorable de al menos una de las organizaciones sindicales, por una parte, y de la empresarial, por otra, siempre que el acuerdo reciba también el apoyo del Gobierno”.

Secciones