La recogida de voluminosos en Intxaurrondo se prorroga un año

El Ayuntamiento pretende ampliar el servicio gratuito a toda la ciudad en octubre de 2019

Carolina Alonso Ruben Plaza - Martes, 4 de Septiembre de 2018 - Actualizado a las 06:02h.

donostia - La recogida de muebles y otros objetos voluminosos, así como de aparatos eléctricos y electrónicos, que se puso en marcha hace once meses en el barrio de Intxaurrondo a modo de prueba, se prorrogará un año. La medida será aprobada en la junta de gobierno prevista para hoy, según anunció ayer el concejal de Espacios Públicos, Alfonso Gurpegui, que manifestó que el balance de la iniciativa es “claramente satisfactorio”. Por ello, el Consistorio prevé estudiar su extensión a toda la ciudad a partir de octubre de 2019.

La recogida de enseres voluminosos y electrónicos fue adjudicada al centro de empleo Traperos de Emaús, que ha consolidado cinco puestos de trabajo para este cometido. El servicio, que permite la recogida de muebles, sillones, sofás, sillas aparadores, colchones, electrodomésticos, televisores, ordenadores y una larga lista de objetos, funciona de modo muy sencillo. Solo es necesario llamar al teléfono 943 845 033, o enviar un email a intxaurrondo@emausnet.org, y concretar la cita con los recogedores.

Durante el periodo de prueba se han registrado 952 llamadas y se han recogido 115.132 kilos de objetos voluminosos, eléctricos y electrónicos. Esta cantidad supone el 41% de todos los generados en el barrio de Intxaurrondo. Por otra parte, 165.479 kilos, el 59% del total, se han dejado junto a los contenedores, algo que solo está permitido en este barrio tres días a la semana (domingos, martes y jueves) de 21.30 a 22.30 horas, aunque muchas personas incumplen esta orden.

Gurpegui insistió en la necesidad de hacer uso del servicio gratuito de recogida personalizada en el hogar y recordó que del total de lo reunido por este método el 49% ha podido ser reciclado y reutilizado. Por contra, de lo dejado en la calle solo el 1,5% ha podido ser aprovechado.

El corporativo socialista señaló que “la optimización de la gestión de residuos urbanos es uno de los principales retos a nivel municipal, no solo por el coste económico asociado a la recogida y al tratamiento sino por el impacto ambiental y social de la generación de residuos”. El coste de la medida en el barrio de Intxaurrondo ha sido de 105.000 euros al año.