Emotiva carta de Pablo Iglesias a la sanidad pública

El líder de Podemos e Irene Montero agradecen al personal sanitario la atención prestada a sus mellizos prematuros

Martes, 4 de Septiembre de 2018 - Actualizado a las 06:02h.

donostia - El líder de Podemos, Pablo Iglesias, y la portavoz en el Congreso de los Diputados de la formación morada, Irene Montero, reaparecieron ayer tras dos meses apartados de los medios de comunicación tras el nacimiento prematuro de sus mellizos prematuros, el pasado 3 de julio. Y lo hicieron a través de un emotivo mensaje compartido en Facebook, en el que agradecen individualmente a todos aquellos que les han “acompañado” en la recuperación de los bebés en el tiempo que han permanecido ingresados en el Hospital Gregorio Marañón.

“Han pasado ya dos meses desde que nuestros hijos nacieron prematuramente. Desde aquel 3 de julio en el que llegaron por sorpresa, nos repetimos una y otra vez la misma palabra: vamos. Se trataba primero de salir adelante y después de ir superando etapas de recuperación. Cada día los mirábamos y les repetíamos lo mismo: Vamos hijos, vamos”, comienza el texto.

En el mensaje, Iglesias y Montero ponen de manifiesto la importancia que ha tenido la sanidad pública en la recuperación. “Todo ha sido posible gracias a un equipo de profesionales de la sanidad pública además del cariño y apoyo de nuestra gente”, aseguran. En este sentido, añaden que si sus hijos tienen “hoy dos meses es porque nacieron en un país que cuenta con algo mucho más importante que cualquier himno o bandera: un sistema sanitario universal”.

En el post compartido en su redes sociales, los dirigentes de Podemos hacen especial ahínco en agradecer a sus “adversarios políticos” de quienes reconocen han llegado “algunos de los abrazos más sinceros, algunas de las palabras más hermosas y algunos de los consejos más provechosos”.

“Somos republicanos pero recordaremos que un rey y una reina llamaron para preguntar por nuestros hijos y que todos nuestros rivales políticos preguntaron con frecuencia cómo estaban. Somos ateos pero explicaremos a nuestros hijos que nuestros amigos creyentes rezaron por ellos”, concluyen. - E. P.

Secciones