“Hay un buen equipo, estoy ilusionado”

ROBERTO OLABE RECONOCIÓ QUE EL COMIENZO NO ESTÁ SIENDO CONVINCENTE

Mikel Recalde Ruben Plaza - Martes, 4 de Septiembre de 2018 - Actualizado a las 06:02h.

donostia - Roberto Olabe analizó la actualidad txuri-urdin en una larga rueda de prensa que superó la hora de duración. El director deportivo se mostró ilusionado con la temporada, aunque pidió apoyo para un proyecto marcado por un profundo cambio generacional. Antes de las preguntas, repasó varios asuntos en una alocución tres días después del cierre de mercado: “En un momento de cambio generacional, con bajas de jugadores importantes que nos han dado muchísimo, con un cambio en la persona que va a liderar este cambio generacional (Illarramendi). En total han sido siete bajas desde junio, contando que Markel y Héctor ya no estuvieron, y con tres altas. Con tres incorporaciones del Sanse, Andoni, Martín y Luca, un retorno, el de Zaldua, y tres incorporaciones que viniesen a darnos algo diferente, en posiciones que nos hicieran mejores”.

El verano no ha sido fácil para nadie: “Ha habido momentos duros como son la marcha de elementos importantísimos por lo que han sido y lo que son, e incluso en el momento en que se da la de Agirretxe. Al mismo tiempo esperanzados, con una plantilla joven con lo que conlleva en la balanza de fortalezas y debilidades”.

La Real necesita nuevas referencias: “Es el momento en el que Zurutuza, Illarramendi y otros jugadores van a empezar a enseñar algo más que su calidad, como Oyarzabal o Zubeldia. Es un momento de relevo generacional, con lo que ello conlleva y queremos viajar juntos con ellos”. Incluso desveló que Illarramendi también ha podido salir: “Es importante que en el verano haya habido jugadores como Asier o como Mikel que hayan decidido quedarse más allá de un contrato porque nos ayuda a que ellos sean los puntales del proceso que viene, nos tienen que ayudar a crecer”.

Olabe explicó el criterio que han utilizado en la planificación: “Hemos intentado construir el equipo y el juego del equipo. En esto segundo estamos trabajando aún. Buscábamos exigencia, versatilidad y crecimiento del equipo, creo que estamos en modo obras. Es un equipo que jugaba de una manera reconocible desde septiembre de 2016 y nos planteábamos ser más versátiles. Creo que no hemos llegado. El equipo sufre menos en las transiciones defensivas y es mejor en las ofensivas pero creo que todavía nos encontramos incómodos. Nos queda mucho por mejorar”.

Las lesiones están condicionando el inicio de la Liga: “Nos ha marcado las lesiones de Guridi, Concha o Imanol y además para el último partido no podíamos contar con Januzaj, con Navas y en Eibar hemos perdido a Willian y Merquelanz. Es parte de esto. Queríamos quedarnos con 23 jugadores, más Guridi y Concha. Jon tiene un programa específico que va a durar hasta diciembre y el mejor escenario para él era el Sanse y David está en un período de tratamiento conservador y no sabemos si vamos a tener que ir a la cirugía”.

El alavés no fue demasiado contundente a la hora de confirmar si la Real tenía mejor equipo este año que el anterior: “Tenemos un buen equipo, joven. Se nos ha incorporado Zaldua, viene Theo, aparece Mikel Merino que nos va ayudar muchísimo. No creo que sean comparables pero no es justo comparar a jugadores con un proceso después de 15 años con jugadores que empiezan ese proceso. Hemos incorporado tres jugadores que hace un año era imposible porque se peleaba medio mundo por ello. ¿Estoy convencido? Me parece una pregunta agresiva. Es un equipo diferente, un buen equipo, y yo estoy ilusionado”. Asimismo, destacó el potencial individual del plantel: “Hay nueve jugadores preseleccionados. Cuando te miran de fuera y lo hacen con admiración, a veces hago caso porque no están tan influenciados como los que nos involucramos en el día a día. La Real proyecta rendimientos, no solo con los chicos del Sanse sino con el 90% de los jugadores que viene porque vienen de equipos en los que han sido secundarios. Podemos hablar de Vela, Canales, Juanmi, Januzaj... Llegan sin haber sido exitosos en su último periplo o llegan de Las Palmas, Elche... La Real lleva tiempo fichando proyectando lo que pueden llegar a ser esos jugadores, no lo que son en la actualidad”.

Olabe no quiere romper de forma radical con el estilo de Eusebio: “Queremos aprovechar todo lo bueno que ha hecho el equipo hasta ahora, no lo queremos perder y el propio entrenador lo quiere conservar. La Real es un equipo de buenos centrocampistas: Illarramendi, Zubeldia, Zurutuza, Merino... jugadores que van a marcar cómo queremos manifestarnos. Queremos ser más versátiles, lo vimos al final de la pasada temporada, con diferentes respuestas ante diferentes situaciones en función del adversario. Estamos en obras pero tenemos que ser exigentes. Veo algunas cosas que me gustaría que se quedaran. El equipo ataca más rápido, no está sufriendo en transiciones pero nos queda un mundo para parecernos a aquello que queremos: que sea solvente, que afronte los partidos de diferente manera y que sea fiel a lo que tiene;un equipo de centrocampistas”.

La sensación es que el club ha cambiado mucho de objetivos y al final no ha traído el esperado extremo: “Más que banda hablo del concepto profundidad. Tenemos jugadores de buen pie pero nos ha faltado otros que interpreten el espacio porque lanzadores vamos a tener siempre. Buscábamos profundidad y Sandro, desde que tenía 17 años, dota de profundidad en diferentes sistemas, desde banda izquierda, desde banda derecha, como segunda punta como punta único... Es un jugador versátil y cubre cosas de las que adolecíamos: explorar el espacio y hacer buenos a los pasadores”. Y defendió que no han dado bandazos: “Cuando Asier se incorpora todos teníamos claro lo que queríamos en base a lo que venía de abajo: un lateral, un centrocampista y profundidad, alguien con piernas, que explore el espacio. Lo que sí cambia respecto a la profundidad es que en el minuto 1 desconocíamos el problema real de Januzaj. Sabíamos que había tenido un problema al día siguiente del partido contra Inglaterra pero nadie nos había dicho que iba a estar parado. Teníamos claro que Januzaj y Merquelanz nos iban a dar mucho en las bandas”.

La rodilla de Januzaj preocupa: “A nivel de pruebas su rodilla tiene la misma imagen que la pasada temporada, otra cosa son las sensaciones que después de chocar contra Lukaku arrastra molestias. Se me hace complicado decir si va a estar para dentro de diez días”.

El director de fútbol restó importancia a que Theo y Sandro lleguen cedidos sin opción de compra: “A día de hoy la Real no puede aspirar a ciertos salarios y precios, si les convencemos de que éste es el mejor lugar para competir, quizás nos estemos dando una opción de compra que no esté solo en un contrato”. Los tres nuevos están a la altura por ahora: “Estamos todavía pasando los calores de agosto. Debemos tener exigencia con todos pero sí están cumpliendo con lo que esperaba de ellos”.

La Real tiene límites en el mercado: “Es una realidad con la que tenemos que convivir. Hubiera sido imposible fichar a Sandro cuando marcó 16 goles en Primera o por Theo cuando salió del Alavés cuando no se sabía si iba a terminar en el Madrid o en la Juventus. “Hemos intentado dar un paso a otro tipo de mercado y hemos estado en mesas en las que hoy en día a la Real le cuesta competir. Por otra parte estamos viendo que Zubeldia está diciendoestoy aquío que Jon Bautista salió el otro día y dijo estoy aquí. No me escondo, estamos obtusos pero tenemos potencial. No he hablado ni de problemas ni de preocupación, sí de que estamos en obras.”.

Olabe se refirió al periodo de transición: “Me da miedo hablar de tiempo o aprendizaje porque se convierte en una excusa. Nos tenemos que exigir competir contra los mejores. Debemos entender en qué momento estamos pero no puede ser una excusa. Es obvio que trabajamos un relevo generacional pero no quiero que nada se convierta en una excusa”.

Por último, habló del momento en el que Agirretxe le comunicó que se retiraba: “No dije nada. Desde el punto de vista emocional, Xabi Prieto, Markel o Agirretxe tienen para mí un componente especial. Me ha tocado su salida porque creo que nos podrían haber ayudado, no tanto en lo futbolístico, sino en lo que son. Con Agirretxe he hablado mucho. Ha sido un luchador peleando contra él cada día, hemos hablado de soluciones. Le vi convencido. Tuvo que ser un palo importante. Tendrá cosas dentro pero que no todas nos las habrá dicho”.