Casado propone derogar la Ley de Memoria Histórica

Anuncia una “ley de la concordia” y se presenta como el abanderado de la Transición fichando al hijo de Suárez

“La sectaria reescritura de la historia arroja paladas de rencor sobre la sociedad española”

Lunes, 3 de Septiembre de 2018 - Actualizado a las 06:02h.

donostia - A pesar de su estrategia de aparentar indiferencia en el debate de la memoria histórica y la exhumación de Franco del Valle de los Caídos, el PP se dejó ayer otro jirón por el camino cuando elevó el tono y apostó por derogar la Ley de Memoria Histórica de Zapatero, que ha abierto la espita para retirar los símbolos franquistas de las calles y también para ayudar a los represaliados. El líder del PP, Pablo Casado, abrió el curso político con la idea de sustituir esta norma por una “ley de concordia”. “Propondremos una ley de concordia que reivindique la Transición y que derogue la sectaria reescritura de la historia que arroja paladas de rencor sobre la sociedad española”, defendió. A su juicio, la Ley de Memoria Histórica no es necesaria, y la Comisión de la Verdad que propone el Gobierno socialista de Sánchez para esclarecer los hechos es una “distopía”. El PP no tendrá la mayoría necesaria para llevar esta ley adelante por el rechazo que va a suscitar entre la izquierda y los nacionalistas vascos y catalanes.

Casado inició el curso en Ávila con la intención de convertirse en el abanderado de la Transición. Para ello, anunció que el Partido Popular va a tener una nueva fundación, cuyo nombre será Concordia y Libertad, y estará presidida por el hijo del expresidente Adolfo Suárez, el abogado Adolfo Suárez Illana, presente también en el acto. Casado acusó al jefe del Ejecutivo español, Pedro Sánchez, de hacer lo mismo que hizo, en su momento, José Luis Rodríguez Zapatero, al promover la “crispación” en torno a la historia del Estado español para contentar a Podemos y los independentistas. Por ello, anunció su intención de presentar una “ley de concordia” que sustituya a la de memoria histórica. Con esa norma pretende “derogar” la “reescritura sectaria de la historia”.

El PP se va a abstener en la votación de la convalidación del decreto de la exhumación de Franco. Lo hace para aparentar indiferencia ante este debate. En paralelo, sin embargo, ha trascendido que varios excargos del PP, como la expresidenta del partido en la comunidad autónoma vasca, María San Gil, han firmado un manifiesto en contra de las políticas de memoria del socialismo. El manifiesto se activó desde la web change.org y lo ha colgado en su página la Fundación Franco. - N.G.