La red de apoyo de Irun valora la apertura de Martindozenea pero reclama un centro de día

La plataforma de ayuda a migrantes pide investigar el origen de las pintadas racistas

Domingo, 2 de Septiembre de 2018 - Actualizado a las 06:02h.

irun - La red de apoyo a migrantes constituida en Irun valoró ayer la apertura del albergue Martindozenea, aunque advirtió de que “urge” contar con un centro de día que evite que los migrantes permanezcan durante el día en la calle. En una comparecencia pública, portavoces de la plataforma denunciaron, asimismo, la aparición el viernes de pintadas racistas en el inmueble e instaron al Ayuntamiento a investigar su origen.

La red insistió en que la apertura de Martindozenea como albergue para la acogida de las personas migrantes ha sido acertada por ser “el recurso más adecuado”. Martindozenea sustituye, desde ayer, a los dos emplazamientos habilitados hasta la fecha, el gimnasio del colegio Lekaenea y el edificio del antiguo hospital.

No obstante, con el objetivo de que se lleve a cabo una “acogida digna”, desde la plataforma incidieron en que “urge” contar con un centro de día para las personas migrantes, especialmente para menores y mujeres. “Habilitar el recurso solo para comer y dormir les obliga a estar en la calle la mayor parte del día”, añadieron.

Tras advertir de que se mantiene en cinco días el periodo máximo de estancia en el albergue, recordaron que, por contra, los migrantes “no pueden seguir viajando” hacia Europa por las “devoluciones sistemáticas de la Policía francesa”.

“Sigue habiendo camas vacías y gente durmiendo en la calle, lo que supone malgastar recursos públicos destinados a la acogida”, criticaron, al tiempo que insistieron en que alrededor de una quincena de personas “duermen de manera precaria” en el gaztetxe de la localidad de la muga.

pintadas Por otro lado, denunciaron la aparición el viernes de pintadas racistas en Martindozenea y pidieron al Ayuntamiento que investigue su origen y “aplique las medidas oportunas”. “Los migrantes son una oportunidad, no una amenaza”, añadieron.

Desde la constitución de la red de apoyo el pasado 27 de julio, han ofrecido más de 750 comidas a personas que “quedan fuera de los dispositivos oficiales de acogida”, además de distribuir ropa donada por los vecinos. Desde entonces la plataforma ha ido sumando personas hasta las 150 que la forman hoy, más todas aquellas que han colaborado de manera puntual o indirecta. Especificaron, además, que se trata de una red intergeneracional con personas desde los 20 años hasta jubiladas, compuesta en un 95% por mujeres. - E.P./N.G.