El Gobierno Vasco recibe siete peticiones para repatriar cuerpos del Valle

Aranzadi quiere saber el estado de las capillas donde están los restos

“En las capillas donde están los nichos no puede entrar nadie, ni siquiera un investigador ”

Domingo, 2 de Septiembre de 2018 - Actualizado a las 06:02h.

donostia - El Gobierno Vasco ha recibido a través de la Sociedad de Ciencias Aranzadi siete peticiones para repatriar cuerpos del Valle de los Caídos en el último año. De momento, Aranzadi continúa esperando la respuesta de los benedictinos para conocer en qué situación se encuentran las capillas donde están enterrados los restos, puesto que tiene constancia de que en algunas ha habido derrumbes internos. Pero, como siempre en este lugar, la información no parece nada fácil de conseguir.

Y es que el silencio siempre ha imperado en este mausoleo, donde están enterradas 33.846 personas (más de la mitad se calcula que eran republicanas). De ellas, 1.195 tienen su procedencia en Navarra y la Comunidad Autónoma Vasca (CAV) y, en concreto, 238 llegaron allí desde Gipuzkoa en tres envíos: uno en 1959, otro en 1962 y el último, el más masivo, en 1963.

El historiador de Aranzadi Iñaki Egaña recuerda lo costoso que fue conseguir el permiso para poder cuantificar el número de personas procedentes de estos territorios enterradas en la construcción de la sierra de Guadarrama. Tuvo que esperar dos años e, incluso, se llegó a hablar con el Ministerio de Cultura para que facilitara esta petición. “No nos dejaron fotocopiar, ni hacer fotografías, no nos dejaron absolutamente nada. Solo apuntar con lápiz los nombres”, recuerda este experto en la Guerra Civil, que realizó este trabajo hace ahora diez años.

Al conseguir estos listados, Aranzadi se topó con otro “problema gordo”: las personas que lucharon por el bando franquista -“que no significa que fueran franquistas, sino que mucha gente peleó en el bando que le tocó”-, sí estaban identificadas, pero no así las que batallaron en el bando republicano.

Y es que a mitad del proyecto de construcción del Valle de los Caídos se dieron cuenta de que con los cuerpos de los franquistas no iban a poder rellenar todo lo que tenían previsto. Por ello, en 1958, el Gobierno pidió a la Guardia Civil que realizara en cada provincia un mapa de fosas para contar así con el mayor número de restos posible, llegando incluso a saquearlas, sin permiso alguno de familiares. La mayoría de las personas que estaban enterradas en estas fosas eran republicanas.

Además, es muy difícil saber a cuántos vascos les dieron sepultura en este mausoleo, ya que “no todos los que salieron de la CAV y Navarra son de aquí”, y también existe la posibilidad de que los nacidos en estos territorios murieran en otras zonas del Estado.

Trabas para investigar En las capillas donde están los nichos “no puede acceder nadie, ni siquiera ha entrado un investigador”, con lo cual descubrir los secretos que guarda este lugar es una misión casi imposible.

Pero siempre queda una posibilidad. Aranzadi dispone de un protocolo para intentar llevar a cabo las repatriaciones de los cuerpos, por lo que las familias que deseen sacar a sus allegados del Valle de los Caídos pueden ponerse en contacto con esta sociedad. “No podemos asegurar que el tema se resuelva en uno o dos meses, pero estoy convencido de que a corto o medio plazo se va a resolver”, confía Egaña. - R.G.