“Me encanta lo real porque soy un mentiroso horrible”

JD Pardo es EZ Reyes en la serie ‘Mayans M.C.’

La serie derivada de ‘Hijos de la anarquía’ sobre un club de moteros formado por latinos llega el miércoles a HBO

David Villafranca - Sábado, 1 de Septiembre de 2018 - Actualizado a las 06:03h.

los ángeles - La dura y peligrosa vida de los barrios latinos en California y de la frontera con México forma el visceral escenario de Mayans M.C., el spin-off de Hijos de la anarquía. Su estrella, JD Pardo, dijo a Efe que le atrae abordar asuntos reales para que el resultado sea lo más auténtico posible. “Me encanta, tanto como sea posible, tener lo real porque soy un mentiroso horrible. Necesito creer en algo para representar el personaje y contar la historia de un modo auténtico, de manera que el público me crea”, aseguró el actor estadounidense de padre argentino y madre salvadoreña. Rodar en México o en zonas muy hispanas como East Los Ángeles fue como contar “con un personaje más”. “Fuimos a México y no puedes copiar eso. Puedes olerlo en cuanto pisas el suelo, caminas y hueles el aire. No puedes falsificarlo. Las calles, las aceras, los coches, la gente... La producción y el diseño de sets son increíbles, pero no puedes falsear eso”, opinó.

JD Pardo (Panorama City, 1980) se pone la zamarra de cuero y suelta gas en Mayans M.C., serie derivada de Hijos de la anarquía (2008-2014) sobre un club de moteros que en esta ocasión está formado por latinos. Violencia, narcotráfico, dramas fronterizos, problemas familiares y, por supuesto, motos espectaculares se citan en una serie con un sugerente sabor hispano que se estrena el 4 de septiembre en FX (entre nosotros, el 5 en HBO) y que cuenta en su elenco con Clayton Cardenas, Sarah Bolger y Edward James Olmos.

pandillas Mayans M.C. gira en torno a EZ Reyes (Pardo), un joven cuyos sueños y ambiciones quedaron despedazados para siempre y quien, tras salir de la cárcel, se enrola en un fiero club de moteros. Pardo no es ajeno al crudo ambiente de la serie, ya que se crió entre las calles humildes y peligrosas de un suburbio de Los Ángeles. “Había muchas pandillas y muchos problemas donde crecí, pero tienes que hacerte camino, especialmente cuando eres joven”, describió.

Acerca de EZ, el actor reflexionó sobre cómo se desliza continuamente entre el bien y el mal arrastrado por el destino. “No esperaba ser parte de esta vida (la de los moteros) y por eso hay cosas con las que no está de acuerdo o en las que no cree. Pero al salir de prisión sus opciones son limitadas (...). Y es sobre dos ruedas, a toda velocidad y escoltado por sus compañeros del club donde encuentra “una hermandad”, “una sensación de familia”. Pardo tuvo el privilegio de actuar con Edward James Olmos, una leyenda del cine latino, y no desaprovechó la oportunidad. “Quiero trabajar con los grandes. Siento que hay una parte de este oficio que se ha perdido. Siento que me he convertido en mejor actor por él”, afirmó.

Secciones