El Orfeón y la Sinfónica de Colonia clausuran la Quincena

El director de la WDR, Jukka-Pekka Saraste y el director de la Quincena Musical, Patric Alfaya, ayer.

La unión de 280 músicos y voces interpretaron el ‘Réquiem’ de Hector Berlioz en el Kursaal

Sábado, 1 de Septiembre de 2018 - Actualizado a las 06:03h.

donostia - La Orquesta Sinfónica WDR de Colonia y el Orfeón Donostiarra clausuraron ayer la 79ª edición de la Quincena Musical con la interpretación, en el Auditorio Kursaal, del monumental Réquiem de Hector Berlioz, un desafío sonoro que reunió en el escenario a más de 280 músicos y cantantes.

La dificultad que supone interpretar la misa de difuntos fue remarcada por el director titular de la prestigiosa orquesta alemana, el finlandés Jukka-Pekka Saraste, quien presentó ayer los dos últimos conciertos del festival donostiarra de este año, el que tendrá lugar hoy y el que dirigó ayer por la noche al frente de la sinfónica y junto al pianista ruso Igor Levit.

El Réquiem que Berlioz compuso en 1937 en memoria de un mando militar muerto en la guerra de Algeria es una de las obras más imponentes del repertorio sinfónico-coral que, en su momento, supuso “la ruptura de las reglas de composición”, explicó Saraste junto al director de la Quincena, Patrick Alfaya.

Aseguró sentirse “fascinado con la originalidad” del compositor e indicó que afronta la interpretación de hoy “como un experimento sonoro” y un reto para lograr reproducir “el ambiente y la ilusión sonora” del “gran espacio” para el que fue concebida.

Recordó, además, que la última vez que dirigió esta obra fue en la catedral de Colonia al frente de una formación en la que algún músico estaba situado a 150 metros de él.

La sinfónica WDR estará reforzada por ocho intérpretes hasta completar los 120 músicos necesarios, a los que se sumarán los 180 orfeonistas, bajo la dirección de José Antonio Sáinz Alfaro, y el tenor que actuará como solista, el alemán Maximiliam Schmitt.

“Es difícil manejar a una masa orquestal y coral tan grande”, reconoció Saraste, quien precisó que habrá incluso músicos situados fuera del escenario y a sus espaldas.

En la primera parte del concierto de hoy, la WDR Sinfonieorchester tocará el Concierto para piano nº 1 de Johannes Brahms, con Igor Levit como piano solista. - Efe

Secciones