Tribuna de prensa

Goles sí, gobierno no

Por Marco Rodrigo - Sábado, 1 de Septiembre de 2018 - Actualizado a las 06:03h.

Recordó Mendilibar el viernes que el Asier Garitano entrenador poco tiene que ver con Eusebio Sacristán. Y no será aquí donde quitemos la razón al técnico del Eibar. Lo que pasa es que esto del fútbol es muy relativo, y hasta los idearios tan aparentemente distantes tienen puntos en común. Ocurrió el pasado enero, en Anoeta. En 30 minutos sublimes, la Real desarboló al Barça, se adelantó 2-0 y mereció más goles. Lo logró iniciando las jugadas con balones largos a un escorado a la zurda Willian (se merendó por simple envergadura a Sergi Roberto), y llenando el área con Juanmi y compañía. Justo como lograron el 0-1 anoche los txuri-urdin, generando el brasileño la acción del penalti tras emparejarse de forma deliberada con Rubén Peña.

Llevamos tres jornadas de Liga. Y los movimientos tácticos de Garitano nos han servido para marcar en todas ellas. El cambio de Juanmi por Pardo contra el Villarreal permitió que Willian bajara a recibir entre líneas y lanzara al malagueño. En Leganés, volcar el juego en la izquierda a través de Illarra y estirar el campo en el lado contrario con Oyarzabal y Zaldua supuso de inicio una auténtica mina de acercamientos. Y el gol de ayer en Eibar ya lo hemos comentado.

La Real tiene entrenador, no cabe duda. Pero ese entrenador tiene trabajo por delante, queda igualmente claro. Garitano está leyendo bien cómo meter mano a los adversarios. Está mostrando en el banquillo un grado de maniobrabilidad digno de mención. Pero ahora le queda lo más difícil. Debe lograr que el equipo ofrezca la sensación de saber llevar los partidos al terreno que le conviene durante períodos más prolongados. Las lesiones, todo hay que decirlo, no le están ayudando en el cometido.