Los Bomberos de Gipuzkoa y de Donostia ya operan juntos en el parque de Garbera

Los dos departamentos han sumado esfuerzos en la sede donostiarra, cuyos recursos han sido modernizados

Alex Zubiria - Viernes, 31 de Agosto de 2018 - Actualizado a las 06:02h.

donostia - Los Bomberos de la Diputación y los de Donostia ya trabajan en estrecha relación en la Central Unificada de Coordinación de Emergencias de Gipuzkoa, que se encuentra el parque de Bomberos de Garbera. Ambos departamentos han sumado esfuerzos en una iniciativa “pionera en Euskadi” que ha modernizado “con lo último en comunicación” la infraestructura y que permitirá a los servicios acudir a cualquier emergencia en menos de quince minutos.

Las nuevas instalaciones, remodeladas para facilitar la coordinación de los dos departamentos de Bomberos, fueron inauguradas ayer por el diputado general, Markel Olano, el alcalde de Donostia, Eneko Goia, el diputado de Gobernanza, Imanol Lasa, y el concejal de Protección Civil, Martín Ibabe.

Hasta ahora, la sede de Garbera había servido únicamente como parque para los bomberos de Donostia, pero con la remodelación, tanto los de la capital guipuzcoana como los del resto del territorio se encuentran en él.

“Antes teníamos dos centros, lo que nos llevaba a tener que comunicarnos constantemente por teléfono o por radio, lo que provocaba incluso que se perdiera información. Ahora, la coordinación es más rápida y nos permite actuar antes. Los servicios de emergencia no pueden tener fronteras”, apuntó durante la inauguración el director del Servicio Municipal, Imanol Andonegui, quien añadió que esta unificación no afecta al usuario. “Los teléfonos siguen siendo los mismos”, afirmó.

La Central Unificada de Coordinación de Emergencias es el primer paso del plan estratégicoGipuzkoa Babestu 20_30, que será aprobado este martes en el Consejo de Gobierno de la Diputación. Gracias a él, los bomberos podrán llegar desde sus sedes a cualquier punto del territorio en menos de 15 minutos.

Para ello, además de la unificación de los servicios de Gipuzkoa y Donostia, el plan prevé generar dos zonas operativas (Ekialde y Mendebalde), la creación de nuevos parques y la reubicación de algunos de los actuales.

“Los servicios de bomberos reciben 5.000 llamadas al año, por lo que es fundamental reducir el tiempo de actuación en la coordinación. Este solo es el primer paso para modernizar el servicio”, aseguró Olano, afirmando que el plan es el fruto de tres años de trabajo.

El incendio que se declaró en Ulia en 2015 puso en evidencia la necesidad de una mayor coordinación entre los dos departamentos. Aunque en un primer momento el fuego solo afectó a Donostia, las llamas rápidamente se propagaron fuera de la capital, lo que obligó a trabajar mano a mano a los dos servicios.

En cambio, para hacer frente al incendio en una montaña de chatarra en Pasaia el pasado 2 de agosto, los dos cuerpos pudieron trabajar desde el primer momento en coordinación, ya que el nuevo funcionamiento comenzó el pasado 17 de julio.

“El camino hasta aquí no ha sido fácil, pero todos los agentes teníamos claro que la coordinación era necesaria”, aseveró Eneko Goia.

actualizar el centro Para acoger a todos los trabajadores de los dos departamentos, se han tenido que ampliar las instalaciones del parque de Garbera, así como actualizar sus recursos, ya que habían sido diseñados en la década de los 80.

“Se ha incluido lo último en comunicación y en confort, ya que en estas instalaciones se trabaja las 24 horas del día”, indicó el jefe de Servicio Foral de Bomberos, Arkaitz Orbegozo.

El principal cambio reside en que todos los servicios han dado el salto de lo analógico a lo digital. Ahora, el centro cuenta con materiales informáticos renovados, un equipo de gestión de comunicación con integrador de comunicaciones y un VideoWall que permite a los operadores y al jefe de Guardia una visualización del sistema y hacer un seguimiento de las intervenciones y de los recursos operativos.

El nuevo equipo se encuentra en la planta baja del bloque de oficinas, en el que el número de operadores aumentará en el futuro hasta siete.

El coste total del proyecto ha ascendido a 579.107 euros, que han sido asumidos en su totalidad por la Diputación, puesto que el espacio físico del parque pertenece al Ayuntamiento de Donostia, el cual ha autorizado la unificación.