El “gol por la escuadra” al gobierno: Un sindicato de trabajadoras sexuales

La ministra de Trabajo, Magdalena Valerio, en la rueda de prensa de ayer.

El Ministerio de Trabajo asegura que desconocía la constitución de Otras

“Que el Gobierno haga lo que tenga que hacer para no legalizar la explotación sexual” “Me han colado un gol por la escuadra, lo desconocía por completo” “¿Molesta que mujeres se puedan sindicar y obligar a su patronal a que cotice por ellas?”

Viernes, 31 de Agosto de 2018 - Actualizado a las 06:03h.

Donostia- El Ministerio de Trabajo tuvo que aceptar ayer la fallida decisión de haber dado el visto bueno a la constitución del primer sindicato en el que tienen cabida todas las trabajadoras sexuales. La propia Magdalena Valerio calificó de “gol por la escuadra” y anunció que comenzarán a trabajar para anularlo para seguir con la línea feminista en la que milita, una solicitud que ya trasladó ayer a la Abogacía del Estado.

El sindicato se ha denominado Organización de Trabajadoras Sexualesy con la siglas Otras ha sido aprobado por la Dirección General de Trabajo, que publicó su resolución el pasado 4 de agosto en el Boletín Oficial de Estado (BOE), según adelantaron ayer El Mundo y Público.

En el BOE se explica que el visto bueno al citado sindicato se ha producido tras comprobarse “que reúne los requisitos previstos en la Ley Orgánica de Libertad Sindical y en el Real Decreto sobre depósito de estatutos de las organizaciones sindicales y empresariales”.

El Gobierno tomó desde su inicio en el poder una línea feminista que se vio ayer empañada con la aprobación de dicho sindicato de prostitutas que, aunque tiene su domicilio en la plaza del Fénix de Barcelona, su ámbito es estatal.

La ministra de Trabajo aseguró ayer que “desconocía por completo” este hecho;“me han colado un gol por la escuadra. No pueden imaginar ustedes los sentimientos que tengo en este momento”, explicó en una rueda de prensa. “El disgusto que me pillé ayer, cuando me enteré es uno de los más gordos de mi vida profesional y política, y llevo ya un cierto rodaje”, confesó Valerio.

Y es que es la Dirección General de Trabajo, dependiente del Ministerio que ella dirige, es la que ha aprobado la constitución del sindicato sin que nadie haya informado a la ministra de ello. Valerio pedirá directamente explicaciones a la directora general de Empleo, Concepción Pascual, que firmó la resolución sin consultarle ni informarle de la tramitación de dicho expediente.

respuesta del sindicato La reacción de la secretaria general del sindicato Otras, Concha Borrell, no tardó en llegar tras las palabras de la Ministra de Trabajo. Borrell tachó de “absoluta locura” la idea de eliminar el sindicato. “Si le hemos colado un gol, que contrate mejores porteras”, ironizó en declaraciones a Efe. Para esta, la opinión de la ministra “tiene que ver más con la moralidad que con la legalidad”, y la acusó de “defender los intereses de la patronal de los burdeles y no los de las trabajadoras”. “Si es ilegal, que empiecen a cerrar macroburdeles y pisos, que empiecen a machacar a los empresarios. ¿Por qué no van a por los macroburdeles? ¿A quién están defendiendo en realidad? ¿Pero de dónde ha salido esta señora?”, se preguntó la trabajadora sexual y una de las impulsoras del sindicato.

Sin embargo, la ministra Magdalena Valerio no fue la única que ha condenado la constitución de dicha organización. El propio presidente del Ejecutivo socialista, Pedro Sánchez, defendió que su Gobierno es feminista y se posicionó a favor de la “abolición de la prostitución”. Sin embargo, la que fuera contrincante del actual líder socialista, Susana Díaz, se adelantó a las palabras de Sánchez y realizó la primera petición de “paralización” del sindicato. Díaz aprovechó la situación para pedir al Gobierno “que haga lo que tenga que hacer” para evitar la creación del mismo, ya que entiende que es “una manera descarada” de encubrir la trata de personas y la explotación sexual de las mujeres.

La oposición vino también de la mano de sus socios Unidos Podemos, quien solicitó abrir un debate que “se tome con toda la seriedad, complejidad y profundidad” ante una actividad que no está regulada, a pesar de que existen algunos casos como el proxenetismo que sí son ilegales;además de leyes que protegen a los menores o a las personas con discapacidad mental de este de este tipo de actividades.

En nombre de las feministas, la directora de la Fundación Mujeres, Marisa Soleto, manifestó su “sorpresa” y pidió de nuevo explicaciones al Gobierno. “Estoy convencida de que, si mañana alguien va a registrar el sindicato de los camellos de la droga, comprueban algo más que el hecho de que tenga domicilio social”, aseveró Soleto. Y es que, en su opinión, dar el visto bueno a una entidad que se llama “sindicato de trabajadoras sexuales”, implica que el Gobierno “está haciendo, aunque sea por vía indirecta, un reconocimiento sobre que existe el trabajo sexual. - N.G.

Secciones