El mejor Rezusta ilumina el Atano III

El zurdo de bergara impone su ley en el torneo donostia hiria ante irribarria y albisu, e impulsa a Axier arteaga a la gran final

Igor G. Vico Gorka Estrada - Viernes, 31 de Agosto de 2018 - Actualizado a las 06:03h.

donostia - Beñat Rezusta se asomó el miércoles por la noche a la primera semifinal del Torneo Donostia Hiria y lo olió. Era el aroma de la sangre. Era el momento de anclar el mordisco. Notó la sed, estimuladas sus papilas gustativas por el hierro y los errores de Jon Ander Albisu, desdibujado y desaparecido. Rezusta lo olió. Era el instante. El zurdo de Bergara tiene un carácter competitivo enorme, tatuado en el alma. Le pica hasta el tuétano cuando pierde;se le hincha el alma en el triunfo. El zaguero guipuzcoano es el número 1 en la zaga por la regularidad de su juego más que por su pegada eléctrica y la facilidad de movimientos en defensa, extremos en los que luce hasta términos espeluznantes, pero además posee una necesidad desmedida.

Lo olió en el Atano III tras el primer descanso largo, en el que Jon Ander ya acumulaba una noche al trantrán e Iker Irribarria buscaba en la actividad una salida posible al entuerto, dominando incluso el marcador en ese instante (11-12). Fue un espejismo labrado por las vísceras del aramarra. Después, Rezusta dejó de marcar dentadura e hincó los dientes al partido. Axier Arteaga, su compañero, lo disfrutó. El mejor Beñat iluminó el Atano III. Sonrisa de cazador.

En un encuentro en el que hubo bastantes fallos y faltó chicha rematadora, la combinación azul fue la más sólida. Sobre todo, por la capacidad de mando del zaguero de Bergara, que amargó la noche a Albisu. El ataundarra llevaba cinco errores ya con el 5-8. Malos augurios. Así que el delantero de Aspe tuvo que tomar medidas: o morir o matar. Lanzó la moneda al aire y empezó a cosechar tarde, cuando iban 7-11. A base de sotamanos, ansia espídica en los cuadros alegres y ganchos selló una remontada que parecía inviable. Lo hizo bien, impulsado por tres fallos consecutivos de Arteaga II en el remate. Irribarria estuvo a la altura. Mostró galones en la casaca. Llegaron al 12-11.

Sin embargo, Rezusta, antes incisivo, se puso a reinar. Cambió el signo del partido con una escapada con tiro que puso la igualada a 12. Arteaga II se unió con un saque y dos remates. El 12-16 fue otro fallo de Albisu, que entró tarde al encarar el cuero. La revuelta solamente fue aplacada por un voleón de Irribarria, que culminó una gran jugada personal.

Un fallo de entendimiento entre los pelotaris colorados devolvió el guion a su lugar (13-17). Rezusta impuso su ley hasta el final y Arteaga II puso trabajo. Solamente los coletazos de gloria de Irribarria cambiaron un pelín la dinámica, azul hasta la médula. Así, Axier Arteaga y Beñat Rezusta se clasificaron para la final del Torneo Donostia Hiria, que se celebra mañana en el Atano III de la capital guipuzcoana, a partir de las 17.00 horas.