Mesa de Redacción

Brigadas antilazos

Por Iasone. Salbide - Jueves, 30 de Agosto de 2018 - Actualizado a las 06:02h.

lo habrán visto. Decenas de personas vestidas con buzos blancos, máscaras y guantes, autobautizadas como Brigadas de limpieza de lazos amarillos preparadas para liberar Cataluña del Independentismo, recorren durante la madrugada pueblos catalanes para retirar los lazos amarillos colocados por los vecinos como símbolo de su apoyo a los políticos independentistas encarcelados. Las cámaras de varios medios de comunicación, es de suponer que convocadas por los organizadores, graban la escena y también los enfrentamientos dialécticos que surgen con los habitantes de La Bisbal d’Empordà, “una población con un alto índice de plástico amarillo”, según las brigadas. Un día después, ya a plena luz del día, los líderes de Ciudadanos Albert Rivera e Inés Arrimadas repiten la hazaña en Alella, un pequeño municipio de 9.600 habitantes a 20 kilómetros del centro de Barcelona. Poco han tardado en lanzarse a la arena allí donde han visto la posibilidad de sacar rédito electoral con su manido discurso de la “fractura social provocada por las fuerzas separatistas”. Pero ni un lazo amarillo supone un intento de imponer a nadie una ideología por la fuerza ni es esto lo que se pretende cuando se pide a los políticos que salgan a la calle y escuchen a los ciudadanos.