Denuncian que cinco mujeres y un menor fueron rechazados en el albergue

El grupo, en el que se encontraba una embarazada, habría pasado la noche en la calle

Miércoles, 29 de Agosto de 2018 - Actualizado a las 06:02h.

donostia - La Red de Apoyo a Migrantes de Irun denunció ayer que en la noche del lunes se negó el acceso al centro de acogida de este municipio a cinco mujeres inmigrantes, una de ellas embarazada, y a un menor. Como consecuencia, el grupo tuvo que dormir en la calle, dos de ellos en Bilbao, a donde se trasladaron en busca de una alternativa, y los otros tres en la propia localidad guipuzcoana.

Al parecer, según denuncia esta plataforma, la Cruz Roja, institución encargada de la gestión del albergue, habría negado el acceso de las cinco mujeres ya que el centro carece de los requisitos necesarios para atender a los colectivos más vulnerables.

Así lo indicó ayer la Red de Apoyo de Irun en un comunicado, quien apuntó que como alternativa, la Cruz Roja les habría ofrecido trasladarse a Bilbao, o en su defecto, firmar una renuncia voluntaria a utilizar los recursos del albergue.

Dos de las mujeres habrían aceptado ir a la capital vizcaina, pero al no ser recibidas por ningún miembro de Cruz Roja, decidieron pasar la noche en unos jardines.

Por su parte, las otras tres mujeres y el menor se habrían negado a viajar, pernoctando en las calles de Irun.

“gestión improvisada” Desde la Red de Apoyo a Migrantes afirmaron que, hasta el momento, tanto mujeres como menores habían podido acceder sin problemas al centro, y calificó la gestión como “discrecional, improvisada e injusta”.

“Esta situación viene a aumentar la vulnerabilidad de personas a las que se puede atender de manera eficiente si se aplicasen criterios de sentido común y que permitiesen hacer uso eficaz de unos recursos existentes para poder cubrir las necesidades básicas de las personas en tránsito”, afirmaron.

Asimismo, el colectivo denunció que ante el comienzo del curso escolar, en las instalaciones “se están dejando camas vacías”. “Desde hace unos días además, también se niega el acceso a la comida a las personas que no duermen en Leka Enea. De nuevo, se desperdician recursos y en este caso, se tira comida a la basura”, censuraron.

Con el objetivo de mejorar la atención a las personas inmigrantes, la Red de Apoyo solicitó “una interlocución más fluida con el Ayuntamiento de Irun”, puesto que en estos momentos, “solo se dirige a la Red por una situación concreta y nos parece un error que la institución local no aproveche, optimice ni reconozca la labor de ella”. - A.Z.

Secciones