PP y C’s maniobran para retrasar el techo de gasto de Sánchez

Abren contactos para utilizar su mayoría en la Mesa del Congreso y dilatar la reforma que dejará sin veto al Senado

Miércoles, 29 de Agosto de 2018 - Actualizado a las 06:02h.

DONOSTIA - La elaboración de los Presupuestos Generales del Estado (PGE), pero sobre todo los trabajos preliminares para poder presentar su proyecto de cuentas, serán un verdadero quebradero de cabeza para Pedro Sánchez. El Gobierno español pretende orillar la capacidad de veto del Senado, controlado por el PP, al techo de gasto por la vía de la reforma de la Ley de Estabilidad Presupuestaria. Pero la iniciativa legislativa presentada por PSOE y Unidos Podemos se va a topar con las maniobras dilatorias del PP y C’s. Con mayoría en la Mesa del Congreso, Partido Popular y Ciudadanos podrían negarse a tramitar la reforma por la vía de urgencia para tratar de retrasarla al máximo o, incluso, desactivar los planes del presidente. Sin embargo, Sánchez avanzó ayer su predisposición a presentar su proyecto de cuentas en noviembre.

Sánchez sumaría otro inconveniente a las ya de por sí complejas negociaciones para sacar adelante sus presupuestos. Y es que populares y naranjas pueden retrasar la aprobación de la modificación de la Ley de Estabilidad, instrumento ideado por socialistas y morados para desactivar la oposición del Senado, donde el PP cuenta con una desahogada mayoría. De hecho, el techo de gasto y la senda de déficit deben pasar por la Cámara alta tras salvar el filtro del Congreso.

Mientras tanto, Sánchez confía en iniciar la tramitación de los presupuestos en noviembre, mes en el que también daría luz verde a la reforma de la Ley de Estabilidad. Si todo discurriera por los cauces habituales, el Gobierno podría culminar su tramitación en febrero de 2019. Lo haría como tarjeta de presentación del PSOE a las elecciones municipales, autonómicas y europeas de mayo. Fuentes de Moncloa aseguraron que, si no fuera posible aprobarlo, las cuentas se presentarían con el techo de gasto vigente (aprobado en 2017 por el PP) y lo que se haría entonces es orientar los recursos de forma diferente.

Por último, el líder de Ciudadanos, Albert Rivera, censuró ayer que Sánchez cambie las reglas de juego “a medio camino”. Calificó la jugada de “cacicada” y afirmó que respetar el papel del Senado es de “sentido común”. - N.G./ Efe