Penas más graves por no socorrer en los accidentes

La ministra de Justicia, Dolores Delgado, se compromete a buscar el consenso y cambiar la ley

Martes, 28 de Agosto de 2018 - Actualizado a las 06:02h.

Madrid - La ministra de Justicia, Dolores Delgado, se comprometió ayer a buscar el consenso necesario entre los partidos políticos para reformar el Código Penal y endurecer los homicidios por imprudencia y la omisión de socorro en los accidentes de tráfico. Así se lo trasladó a Anna González, que perdió a su marido en 2013 tras ser arrollado con su bicicleta por un camión y darse a la fuga el conductor. Este hecho le ha llevado a liderar desde hace tres años la iniciativa Por una ley justa.

González manifestó que la titular de Justicia “ha acogido muy bien” la causa y “se ha comprometido a ayudar”. En cualquier caso, González aclaró que no hay un compromiso “serio con fechas”, ya que, según les trasladó la ministra, “hay que hacerlo bien, sin prisa y buscando el consenso con todos los partidos”. La líder de la iniciativa pidió a la ministra la mayor celeridad posible para acometer dicha reforma, ya que, en su opinión, “se pierde el tiempo” y cada vez “hay más víctimas desprotegidas”. González también manifestó a la titular de justicia que desde la iniciativa Por una ley justa seguirán buscando el consenso entre los partidos políticos.

En marzo de 2017 González llevó al Congreso 200.000 firmas para pedir a los partidos dicha reforma, una proposición de ley que finalmente fue presentada por el Grupo Popular en septiembre del mismo año y cuya toma en consideración se aprobó con el apoyo de 337 diputados. Sin embargo, esta propuesta todavía está a la espera de ser votada en la Comisión de Justicia y, según indicaron ayer, no tiene el mismo apoyo por parte de los políticos tras ser presentadas diferentes enmiendas al articulado de la ley.

La reforma del Código Penal (artículos 142 y 195) consistiría en que vayan a juicio todos los accidentes mortales o con resultado de lesiones cuando haya habido una imprudencia más grave o leve por parte del conductor, con el objetivo de que los atropellos de este tipo dejen de resolverse por la vía civil. Y, respecto a la omisión de socorro, se insta a recuperar en la legislación este deber y, por tanto, tenga reproche penal la persona que abandone a otro, aunque ya haya fallecido. - Efe

Secciones