mercado

Sandro, punta polivalente

el club, que ha cambiado el perfil que buscaba, también TIENE EN SU LISTA AL COREANO | Hwang

Mikel Recalde - Martes, 28 de Agosto de 2018 - Actualizado a las 06:02h.

donostia - La Real ha cambiado sus prioridades para reforzar la delantera y se va a decantar por la contratación de un delantero que sea polivalente y que pueda ocupar las tres posiciones de ataque. Resulta curioso, porque en una reunión con la prensa Roberto Olabe afirmó que buscaban “un piernas”, en alusión a un futbolista rápido para jugar al hueco y que fuese un extremo nato. Asier Garitano ha defendido que necesitaba dos refuerzos ofensivos, pero finalmente parece que se han decidido por un jugador de ataque multiusos.

Viendo los últimos movimientos del club, que se han llevado con un sigilo muy superior al de años anteriores, se sospechaba que podía haber varios tapados cuyos nombres aún no habían trascendido. El mejor colocado para convertirse en jugador txuri-urdin en las próximas horas parece ser Sandro Ramírez. El canario no juega nada en el Everton ya que, entre otras cosas, no se adaptado al fútbol británico, y su intención es emigrar para encontrar acomodo de nuevo en la Liga española.

El club inglés se hizo con sus servicios la temporada pasada previo pago de su cláusula, que ascendía a seis millones de euros. No se puede decir que se haya revalorizado en estos meses, en los que apenas participó en Goodison Park hasta el punto de que en enero recaló cedido en el Sevilla. En ninguno de los dos equipos vio puerta en todo el año, aunque en el Sánchez Pizjuán jugó trece encuentros, algunos a bastante buen nivel.

Su precio rondaría los diez millones de euros y desde Anoeta no desmienten que es uno de los favoritos, aunque todavía habrá que esperar. La Real lo quiere traspasado, pese a que en Inglaterra se especulaba con la posibilidad de que saliera cedido y que Espanyol y Celta se habían interesado por hacerse con sus servicios. Como es lógico en la Premier, su ficha es bastante alta.

A sus 23 años, Sandro se formó en la cantera del Barcelona. De ahí se marchó al Málaga, donde firmó su mejor curso anotando 16 dianas en Liga y Copa. Cuando estaba a punto de firmar por el Atlético, la prohibición de fichar por parte de la UEFA le obligó finalmente a aceptar la propuesta del Everton, donde no ha cuajado y donde ha tenido algún encontronazo con Koeman y Allardyce debido a su frustración por no jugar.

Sandro -cuyo representante es Ginés Carvajal, el mismo que Sarabia, así que la Real ya ha hablado con él este verano- triunfó en Málaga partiendo en muchos partidos desde la banda izquierda, pero su perfil es parecido al de Juanmi.

Otro de los nombres que tampoco han visto la luz en las últimas semanas es el de Hee-chan Hwang. Los aficionados txuri-urdin seguro que se acordarán de él por ser uno de los verdugos del equipo en la fatídica eliminatoria de la Europa League ante e Salzburgo. Tiene 22 años y el club donostiarra considera que su velocidad y su movilidad encajarían con el prototipo de fichaje que necesita incorporar. Su actual equipo, que es una fábrica de futbolistas que suele abastecer al Leipzig alemán, apenas pagó por hacerse con sus servicios hace dos campañas. Su precio rondaría los diez millones porque, al contrario que Sandro, se revalorizó y mucho la campaña pasada, en la que acabó disputando el Mundial en el que su selección cayó en la primera ronda pese a ganar a Alemania en su último encuentro.

Existe un problema en su posible fichaje y es que el Salzburgo está a un paso de clasificarse para la fase de grupos de la Champions (empató 0-0 ante el Estrella Roja) por lo que no tendrían ninguna necesidad de venderle, ni tampoco intención de debilitarse.

Este nuevo perfil que se busca deja casi sin opciones a Yazici, cuyo fichaje hace dos semanas se daba casi por hecho. Por los extremos puros están pidiendo demasiado dinero y la Real no hará locuras. Desde Anoeta ya no descartan que haya movimientos incluso durante el partido de Eibar.