Jokin Tellería director del Encuentro de Música Electrónica y Contemporánea Dantz

“Cada vez tiene menos sentido hablar de música electrónica o no electrónica, todo está mezclado”

Jokin Tellería, director del encuentro de música electrónica y contemporánea Dantz. ( Iker Azurmendi)

El festival Dantz comenzará este jueves y durante tres días ofrecerá medio centenar de actividades de música electrónica y contemporánea influenciadas por los problemas del mundo

Harri Fernández - Lunes, 27 de Agosto de 2018 - Actualizado a las 06:03h.

donostia - El Encuentro de Música Electrónica y Contemporánea Dantz puso el año pasado a bailar al barrio donostiarra de Egia durante dos días. Fueron sesiones de tarde, noche y madrugada que hasta los más pequeños pudieron disfrutar. Este jueves comenzará la segunda edición, que aumenta en un día su programación. Jokin Tellería, director de Dantz, explica cómo han apostado para que el festival sea “más potente”.

El jueves se iniciará la segunda edición de Dantz, en la que han redoblado su apuesta: aumentan un día la programación, además de haber ofrecido sesiones previas en agosto para calentar motores.

-El año pasado también hicimos un par de fiestas en verano. Este año han sido tres en sitios diferentes, porque nuestra voluntad es deslocalizar el festival en cuanto a temporalidad y espacios. Han sido en el Guardetxe, en el restaurante Xarma de Gros y en el Etxekalte. Además, hemos decidido ampliar un día el festival y empezar en jueves ofreciendo una sesión de djs locales en el chiringuito Groseko de la Zurriola. Actuarán djs de referencia para nosotros que de una u otra manera ya participaron el año pasado y nos dan el relevo a la nueva edición de Dantz. A su vez, hemos crecido en cuanto a noche. Este año haremos dos en Gasteszena. Es más trabajo y es una apuesta más potente.

¿Cómo han ido las sesiones previas al festival?

-Bien, hago una valoración muy positiva. Hubo sesiones que hicimos pronto, por la tarde, por ejemplo, en Etxekalte. Es cierto que a primera hora cuesta un poco más pero luego se anima la gente. De cualquier modo, es algo que ya percibimos el año pasado en las sesiones de tarde. Ocurre en todos los festivales. Pero queremos trabajar de día. Queremos dejar claro que la electrónica no es solo noche. El año pasado hubo un montón de niños bailando y nos encantó. Significa que los padres también están a gusto.

¿La electrónica se presta a múltiples ocasiones y estilos?

-Sin duda, tiene muchos colores y texturas. Desde lo experimental, donde tienes que estar callado, hasta el tecnho, que es un parte pequeña de la electrónica. También hay ocasiones que se acerca al jazz, al funk, a la música negra… La electrónica ha bebido de toda la música orgánica. Cada vez tiene menos sentido hablar de música electrónica o no electrónica, todo está mezclado.

Volviendo a los cambios de este año, han crecido también en cuanto a colaboradores activos.

-Sí. Para este festival hemos establecido colaboraciones con el colectivo ID, que trabaja sobre todo en Donostia, y que programarán directamente la sala pequeña de Gasteszena.

Con Bergarako Elektronika Topaketa (BET) pasa igual. De este colectivo participará Balza. BET es un festival de referencia y quisimos integrarlos. Ellos también tiene su espacio y su importancia en el certamen. Luego se encuentra Larraskito, que es un taller experimental del Bilbao. Estos, que son también una referencia, programarán las actuaciones de la Sala Z de Tabakalera. Para nosotros es muy importante integrar a colectivos de forma activa, no solo artística.

Apuestan por las sinergias para crecer.

-Así es. Dantz quiere ser una referencia en Donostia, Gipuzkoa e, incluso, en Euskal Herria, desde lo experimental y lo contemporáneo hasta lo electrónico. Algo absolutamente compatible con otros festivales, por su puesto, y también abierto a colaborar. Creo que la gente ya sabe que Dantz está abierto a recibir un montón de propuestas. En la plaza Nestor Basterretxea, por ejemplo, actuarán muchos djs que nos han ido mandando agentes del barrio de Egia. Mucha gente va a estar pinchando en su propio barrio. Somos un festival que quiere estar cerca de lo local.

Cada vez es más habitual que los festivales establezcan estas relaciones con otros agentes.

-Kutxa Kultur trabaja con Dabadaba y Le Bukowski, por ejemplo. Yo creo que es un win-win. Los festivales ganan porque son lugares de referencia y los agentes tienen una ventana para que se les vea. Es bueno para todos.

No obstante, Tabakalera este año no ha programado nada.

-El año pasado programó dos sesiones de cine, un taller, una performance… Este año han tomado una decisión de dar un paso atrás y es algo que respeto completamente. Todo lo programamos nosotros. Pese a todo, hay entre un 5 y 10% más de actividades.

Dantz cuenta con medio centenar de actividades durante los tres días, además de los previos.

-Hemos redoblado la apuesta por los artistas internacionales. Habrá el doble que el año pasado. La Sala Patio acogerá durante los dos días a artistas internacionales. ID ha traído a una chica argentina, a un chico francés… Hemos crecido con la apuesta internacional pero manteniendo lo local.

En la primera edición hubo sesiones durante el festival en locales de Egia como La Farándula y el Andén que este año no hay.

-Creemos que durante los días que dura el festival la gente visualiza mejor si solo están los espacios de Tabakalera y Gasteszena. Esas otras que comentas las hemos sustituido por las sesiones que hubo en el Guardetxe, Xarma y Etxekalte. Como decía antes, queremos deslocalizar estas actividades, sacarlas fuera de Egia y de los días del festival, y que tengan su importancia como eventos durante el año.

Apuestan por un programa paritario, algo que la sociedad demanda cada vez más pero que parece que a los festivales aún les cuesta.

-No queremos vender el festival de esta manera, pero la realidad es que otros festivales de Euskadi programan solo entre un 5 y 15% de mujeres en sus carteles. Esto lo queremos decir, porque hay que ponerlo en el contexto. Queremos ser un encuentro contemporáneo en todas sus dimensiones.

Hablando de la línea editorial, este año apuestan por temas como la inmigración, el feminismo, las condiciones laborales, el medio ambiente…

-Alguno me ha dicho que no entiende lo qué es el editorial. Es el discurso que se ve en el festival, tanto en la estética, como en el show como lo que nosotros hemos ido visibilizando sobre los artistas. Nosotros hablamos de arte, cultura y política. Hemos tenido una intencionalidad a la hora de programar para abordar problemas o situaciones complicadas a nivel mundial. Hemos tenido en cuenta dos cosas: el discurso artístico, es decir, en el espectáculo qué es lo que está diciendo el artista, y el background o la propia condición del artista. Es el caso de las mujeres árabes como djs: Traemos a Sama de Palestina y a Deena Abdelwahedek de Túnez, que son dos mujeres árabes que están surgiendo en la música electrónica, cada una luchando por su trasfondo. Los Volubles, por su parte, vienen de Sevilla y son hackers visuales y tienen un espectáculo muy político cercano al problema de la inmigración en el sur del Estado. Es muy reivindicativo pero también es festivo. Los franceses Maotik hacen un espectáculo relacionado con drones de vigilancia que se usan en guerras, algo visualmente muy interesante que hemos programado en la Sala Patio. Además, el dúo esloveno Warrego Valles y la dj kazaja Nazira son del ámbito LGTBI y son activistas. Nazira, por ejemplo, se mueve en un local de Berlín que se llama Room 4 Resistance del ámbito queer. Warrego Walles, además, también hablan de problemas medioambientales en su último trabajo. También estará Territoire, que llegará al festival para presentar su disco Alix, un tecnho lento en el que hablan de las formas de trabajo y de la esclavitud contemporánea.

En la línea editorial mantienen la apuesta por las músicas experimentales y periféricas.

-Es una herencia que recibimos del año pasado. Tiene que ver con la estética de Dantz. El año pasado se representó mediante una máscara en el cartel, que simbolizaba lo periférico y lo lejano. En la imagen de este año hemos heredado la máscara pero la hemos transformado. Muchos nos decían que debíamos mantener la estética, porque es fácil quedarse con algo que funciona. Pero queríamos darle una vuelta. Lo hemos enfocado por algo más optimista: la libertad. Los editoriales de los que hablábamos antes abordan, precisamente, la falta de libertad. Por eso, la máscara en esta edición se compone por un pájaro y un pez, para reflejar esa libertad.

En la apuesta por lo local mezclan nuevos talentos vascos como las djs A. Gaultier, Unai Muguruza o Sara N’ Donga, con veteranos como El_Txef_A o Landerground.

-Hay gente muy joven haciendo muchos estilos. Se lleva mucho el reggae electrónico, que está unido al dub y dubstep. Estos se programan más a primera hora por el estilo. Una de las razones por las que hicimos el festival es porque había mucha gente local haciendo cosas. Dabadaba, sin duda, ha sido un espacio que ha propiciado que muchos se unan ahí. Pero también hay que decir que Le Bukowski o el Etxekalte ha estado muchos años haciéndolo, ahora también el Convent Garden. No solo son los jóvenes, los veteranos siguen haciendo cosas. El vizcaino El_Txef_A es el dj más internacional que tenemos y va estar con artistas del barrio de Egia.

¿Hay algo que no hayan podido hacer?

-Como autocrítica he de decir que este año estamos fallando en cruzar internacionales con locales en el mismo espacio. De cara al año que viene lo tendremos más en cuenta. También tenemos en mente hacer debates o charlas. Por ejemplo, este año que viene una mujer tan interesante como Sama. Hubiese estado muy bien poder haber organizado una mesa redonda con ella. Lo tenemos en mente para futuras ocasiones.

¿Qué recomendaría para esta segunda edición?

-Recomendaría venir abierto de mente, con ganas de aprender y dejarse sorprender. Hay cosas muy variopintas. Yo recomendaría que se pasase el viernes o el sábado por la Sala Z de Tabakalera, es algo que el espectador no va a ver en mucho tiempo. Recomendaría a Nazira, que hace música electrónica muy diferente. Antes estará Rival Console, que es un productor que a mí me encanta. Hay gente local también muy interesante como IAMMAI que harán una instalación con unos monitores y unos paraguas. Sama y Deena me parecen también muy potentes.

Secciones