Cartas a la Dirección

Loza, dolido con el PNV

Javier Orcajada del Castillo - Domingo, 26 de Agosto de 2018 - Actualizado a las 06:02h.

Al delegado del Gobierno central le llama “muchísimo la atención” que el PNV pida el repliegue de las FSE de la CAV. En una entrevista explica que entre guardias civiles y policías nacionales suman 3.868. A los que habría que añadir los cerca de 8.000 ertzainas. Sin incluir a policías locales, cuyo censo parece secreto de Estado. Ni los guardas de seguridad. Tampoco los estacionados en Navarra, ni los efectivos encuadrados en los servicios secretos. Estos servidores públicos nos hacen el honor de colocarnos en el top de los países más protegidos del mundo y la causa de que el pueblo vasco se sienta feliz. Y en esa línea protectora, el anterior delegado del Gobierno en la CAV declaraba que aún habría que incrementar los efectivos, pues no se estaban reponiendo las bajas por jubilación. Declara dolido Jesús Loza que no se tenga en consideración que “damos un servicio enormemente importante por mantener la paz de los vascos”.

Y achaca la petición de que se vayan las FSE “a una cuestión más ideológica que de funcionalidad”. Además, admite que, respecto a la cooperación con la Ertzaintza, “todo el mundo tiene agravios contra el otro. Debemos de olvidarlos y analicemos cómo lo podemos hacer mejor…”. Lástima que el señor Loza no parece conocer el Informe Aranzadi, elaborado de acuerdo con un riguroso protocolo en el que se describe minuciosamente que al menos 4.000 vascos han sido torturados precisamente por las FSE. Y lo corrobora el subteniente de la Guardia Civil Pastrana, quien en declaraciones en la televisión manifiesta con sonrisa inocente que “en los cuartelillos y en las comisarías se tortura…”. Pero tiene razón don Jesús: pelillos a la mar… Olvidemos las ofensas mutuas, valoremos los servicios de las FSE a los vascos para que disfrutemos de la paz que constituye su vocación. Conocerá don Jesús la sentencia de Emiliano Zapata: “Si no hay justicia en el pueblo, no habrá paz”.