Una larga lista de la compra

El viernes se cierra el mercado y la Real, que no fichará un central pese a la lesión de Llorente, quiere uno o dos delanteros

Mikel Recalde - Domingo, 26 de Agosto de 2018 - Actualizado a las 06:03h.

leganés - Viernes 31 de agosto, 24.00 horas, tiempo límite. Conviene recordarlo esta semana porque a la Real se le empieza a encender la luz roja ya que se le acaba el tiempo. Pese a que Asier Garitano restó importancia al hecho de que no tuviera los refuerzos que ha solicitado antes del primer parón de Liga, lo cierto es que quien más o quien menos ya empieza a temer que a la Real se le ha hecho tarde. En Butarque estaban las tres personas que deciden los movimientos de la plantilla, además del técnico, claro: Aperribay, Olabe y Bretos. Preguntados los tres por el tema, se mostraron tranquilos y a la espera de acontecimientos. “Tranquilos, estamos trabajando y nos queda tiempo”, fue más o menos el mensaje repetido por todos ellos.

Lo cierto es que la Real se presenta en la última semana de mercado con una larga lista de obligaciones y necesidades. Las más importante es reforzar la línea de ataque. Pese a que los grandes problemas que han sufrido los donostiarras han sido en defensa y que Llorente se ha lesionado para bastante tiempo, en principio el club no se ha planteado la posibilidad de reforzar esta demarcación. Garitano estaba contento con Le Normand en pretemporada, por lo que alternará el primer equipo con el Sanse.

yazici y más opciones La dirección deportiva sigue intentando apuntalar la punta de ataque con uno o dos jugadores. Hay que tener cuidado porque si la Real acomete un desembolso importante y sigue sin haber salidas puede estar rozando el límite salarial permitido por su presupuesto. La más que segura marcha de De la Bella en las próximas horas a Las Palmas aliviaría bastante este problema. El club también tiene que encontrar destino a Héctor y a Concha, que se quedaron sin dorsal y que tienen contrato en vigor, por lo que no podrían moverse después del cierre de mercado.

En la lista de la compra, la Real deberá decidir entre los jugadores que ya se vienen comentando en las últimas semanas. Después de tener casi firmado a Correa y de intentarlo en vano con Sarabia, la entidad txuri-urdin se centra sobre todo en las características que deben tener el o los delanteros que piensa incorporar. El turco Yazici sigue bien colocado en todas las quinielas. Si la Real abona unos doce millones, vestirá de txuri-urdin. En lo que respecta a los extremos más puros, ya que el otomano es más un 10, Nicolás Pepe y Allan Saint-Maximin son los que más gustan, pero su precio parece desorbitado salvo que desde Anoeta piensen en no escatimar en gastos. Por el primero al Sevilla le han estado pidiendo 25 millones y por el segundo, con el que han intensificado las negociaciones en los últimos días, la Real ofrece doce millones y el Niza solicita 20, incidiendo además en que su precio verdadero es 25. Por lo que, al menos por ahora, el acuerdo sigue lejano.

Yann Karamoh, del Inter, y Moussa Diaby, del PSG, también gustan, pero estos solo podrían venir cedidos porque sus clubes no están dispuestos a desprenderse de ellos. El segundo está pendiente de que su entrenador, Tuchel, apruebe que se marche a préstamo al Montpellier.

Se avecina una semana con emociones fuertes y no se puede descartar para nada que durante el derbi de Eibar (viernes, 22.00 horas) se anuncie el cierre de alguna operación. Es lo que tiene no haber hecho los deberes a tiempo.