Las pensiones no cogen vacaciones

Manifestación ayer de los pensionistas de Bidasoaldea por las calles de Hondarribia.

Jubilados de Bidasoaldea mantienen el pulso reivindicativo con una manifestación por las calles de Hondarribia

Domingo, 26 de Agosto de 2018 - Actualizado a las 06:03h.

donostia - La defensa de unas pensiones públicas dignas que durante los últimos meses se ha intensificado no sabe de vacaciones, y ayer mismo Gipuzkoa vivió un nuevo acto reivindicativo, esta vez protagonizado por el Movimiento de Pensionistas de Txingudi, que extendió su lucha por las calles céntricas de Hondarribia.

Varios centenares de personas se concentraron en el paseo Butrón de la localidad guipuzcoana, punto de encuentro desde donde partieron los manifestantes con pancartas que recogían sus principales demandas. Al igual que el conjunto de las diversas plataformas de pensionistas del territorio, consisten en la exigencia de una pensión mínima de 1.080 euros, la garantía de que se van a mantener y el compromiso de que, al margen de los cambios políticos que se produzcan, las medidas adoptadas se aplicarán, entre otras cuestiones.

El recorrido de la manifestación llegó a puntos habituales de los habitantes de Hondarribia, como la Muela, las calles Itsasargi y Zuloaga o la plaza de San Cristóbal, por lo que muchas personas que se encontraban ayer en la localidad guipuzcoana, tanto locales como turistas, recibieron el mensaje defendido por los jubilados.

El acto reivindicativo finalizó en el barrio Arrantzale, donde representantes del Movimiento de Pensionistas de Txingudi leyeron un comunicado en el que se recogen las principales demandas de este colectivo, compartidas por todas las asociaciones de jubilados vascas.

En la intervención se reiteraron afirmaciones ya pronunciadas durante la presentación de esta iniciativa. Entre ellas, los jubilados de Bidasoaldea inciden en que sus reivindicaciones no se dirigen a ningún partido político en particular, ya que “nos da igual quién esté al cargo del gobierno”.

Su reclamación se centra más en que desde las instancias públicas, sean del signo que sean, se acceda a establecer un mínimo de 1.080 euros mensuales y se blinden estas pensiones. “Las medidas que se han realizado hasta el momento no nos satisfacen lo más mínimo”, admitió el Movimiento de Pensionistas de Txingudi.

También expresaron preocupación por la incertidumbre que genera la redacción de los próximos Presupuestos Generales del Estado, dado que “no sabemos de dónde van a sacar los ingresos”. El acto reivindicativo desarrollado ayer forma parte del conjunto de iniciativas que los jubilados de Gipuzkoa ha organizado a lo largo de todo el periodo estival próximo a finalizar. - N.G.

Secciones