Cuestión de suerte y habilidad

eusko label liga urdaibai se muestra muy superior a sus rivales y logra en moaña su octava bandera de la temporada;orio fue superada por zierbena en el último largo

Jon Ander de la Hoz - Domingo, 26 de Agosto de 2018 - Actualizado a las 06:03h.

donostia - La cara con la que cada delegado salió del sorteo de calles presagió el resultado final del club que representaba. Moaña cumplió con las expectativas y ofreció una regata dominada por el fuerte viento y las indomables corrientes, que dejaron huella en el devenir de la tarde. Las condiciones del campo de regateo influyeron en el trabajo de los remeros, pero no fueron los únicos condicionantes.

Muestra de ello fue la demostración de Urdaibai. El equipo de Joseba Fernández se hizo con la primera posición nada más soltar la estacha, y completó una regata en progresión para llevarse su octava bandera de la temporada en la liga Eusko Label. Los txos aventajaron a sus rivales desde la primera palada;para ello se valieron de una rapidísima salida para aventajar en un segundo a Orio, que intentaba sujetar a los líderes por la calle uno.

El esfuerzo amarillo resultó baldío. Urdaibai fue el primero en maniobrar con un segundo de ventaja sobre Zierbena, que superó a los aguiluchos a mitad de largo. Por su parte, Hondarribia y Orio viraron a la vez a cuatro segundos del primero. La Ama Guadalupekoa apretó para no perder comba desde el inicio, pero a medida que pasaron los minutos las diferencias entre calles se hicieron más latentes y los verdes se dejaron unos valiosos segundos.

El segundo largo fue la constatación de ello. Urdaibai salió en tromba tras una gran maniobra de Eneko Bilbao, lo que le sirvió para afianzarse aún más en la primera posición. Orio se valió de la primera calle para mantener la velocidad, y no se dejó ni un segundo a la vuelta. Distinta fue la actuación de los botes que navegaron por las calles exteriores;Zierbena, por la tres, y Hondarribia, por la cuatro, se dejaron seis segundos cada uno. Resultado de ello fue que los verdes maniobraran a diez segundos de Urdaibai en la baliza interior, viéndose superados por Santurtzi, que había bogado en la tanda anterior.

Para cuando la Ama Guadalupekoa acababa la ciaboga, Urdaibai enfilaba hacia la última maniobra de la tarde. El tercer largo fue la confirmación azulona;aumentaron su ventaja hasta los siete segundos sobre Orio. Un segundo más perdía Zierbena en boya, mientras que Hondarribia veía amenazada su quinta posición por una Ondarroa que acechaba a tres segundos.

Con la victoria en el bolsillo, Bermeo se limitó a guardar la ropa en el largo final. No tenía otro objetivo que llegar a meta, pues sus rivales no contaban con ninguna opción para mejorar sus registros. El cuadro txo consiguió una apabullante victoria valiéndose de una gran remada, pausada pero fuerte, que se alió con su segunda calle. Por detrás, Zierbena y Orio se batían el cobre para hacerse con la segunda posición. Tras llevar casi toda la regata por delante, los aguiluchos sucumbieron ante el empuje galipo y se tuvieron que conformar con la tercera posición a once segundos de los primeros y a tres de Zierbena. Por su parte, Hondarribia, penalizada por la calle cuatro, arribó a meta a 21, sin poder mejorar los tiempos de Santurtzi y Ondarroa.

La tripulación ganadora la compusieron Carlos Palazuelos, Carlos Mañas, Sebastian Acervi, Jon Unanue, Mikel Beaskoa y Cristofer González por babor;Mikel Calleja, David Iglesias, Oscar Viudez, Alain Colunga, Gentza Zubiri y David Alfaya por estribor. Dos canteranos fueron los encargados de confeccionar las ciabogas;Mikel Ojeda fue el proel, y Eneko Bilbao el patrón. El timonel txo recibió la bandera a manos de Luis Miguel Arconada, mítico portero de la Real que está pasando unos días de asueto en la costa gallega.

dominio vizcaino La segunda tanda también vislumbró la superioridad de un bote vizcaino. Santurtzi fue cuarta en la clasificación final tras dominar la serie intermedia de principio a fin. Los entrenados por Iker Zabala no dieron ninguna opción a sus contrincantes. No obstante, Ondarroa también consiguió un buen resultado al final de la jornada;la Antiguako Ama terminó en quinta posición. Por detrás, Donostiarra se desenvolvió bien por la peor calle y logró superar a Cabo.

Kaiku se hizo con la victoria en la serie inicial, seguida de San Pedro, a cuatro y Tirán, a nueve. La Libia fue en cabeza en el primer largo, pero nada más virar los botes de las dos primeras calles se encimaron a los morados, que tiraron de pundonor para mantener la segunda posición. En el tercer largo consiguieron igualar a la Bizkaitarra, pero el tramo final sirvió a los sestaoarras para hacerse con la victoria, cosechando un buen séptimo puesto.

Si el dominio bermeotarra desinfló la emoción en la pugna por la bandera, más infartada no pudo ser la disputa por eludir los últimos puestos. Los focos situaban a San Juan y Tirán en el centro de todas las miradas, y los gallegos superaron ampliamente al cuadro guipuzcoano, que una vez más careció de la más mínima suerte. La Erreka sufrió por la calle cuatro y quedó última en su tanda a mucha distancia de sus rivales. Pero el golpe vino después.

empate técnico La segunda tanda trajo un macabro giro en el guion sanjuandarra. Si bien Tirán solo les había recortado un punto en su tanda, Cabo igualó los registros de los moañeses y los jueces tuvieron que tirar de la foto-finish. Las tecnologías dictaron un empate técnico entre los dos representantes gallegos, con un tiempo de 20:33,18. Así las cosas, los jueces optaron por dar tres puntos a cada club, tal y como lo hicieron en Zarautz en 2013.

La decisión hace que San Juan vea recortada su ventaja en dos puntos a falta de una jornada, la de esta mañana (12.00 horas, ETB 1). Los de Juan Mari Etxabe dependen de sí mismos para mantener la undécima posición. Lo harán si quedan por delante de Tirán y si el bote gallego les aventaja en una sola posición. Así, viajarán a Boiro con la ilusión de evitar el descenso directo, pero con un ojo en las corrientes que siempre hacen mella en la regata barbanzana.