Martínez Becerra

“No tengo la menor duda de que la sentencia a ‘La Manada’ será absolutoria”

Martínez Becerra, abogado defensor, dice que sus clientes llevan mal la presión

J. García - Sábado, 25 de Agosto de 2018 - Actualizado a las 06:02h.

Bilbao - Está en Bilbao por motivos de trabajo y también, reconoce, para disfrutar un poco de la Aste Nagusia. Agustín Martínez Becerra, el polémico abogado de cuatro de los cinco miembros deLa Manada, pasó ayer por los micrófonos de Euskadi Hoy de Onda Vasca donde reconoció seguir sorprendido por la respuesta de la sociedad en las calles por este caso “frente a la pasividad que muestra ante otras cosas”.

Martínez Becerra sostuvo que “la gente no sabe cómo se desarrolló este procedimiento porque el juicio fue a puerta cerrada” pero el letrado insistió en que no tiene “la menor duda de que la sentencia será absolutoria” porque sus clientes y él entienden que “no ha habido agresión sino relaciones consentidas”, aunque afirmó que “hay mucha gente a la que le da igual”, antes de advertir que el proceso será aún “muy, muy largo”.

“La estupidez no tiene límites” Respecto al robo de unas gafas por parte de Ángel Boza en una óptica, lo calificó como un acto “impropio de una persona que está en el ojo del huracán”. “La estupidez humana no tiene límites”, sentenció, pero también advirtió de que hay que valorarlo “en su justa medida. Luego está el tema del atropello que lo tendrá que decidir el juez, aunque no hubo tal”.

Respecto a la polémica en la que se vio involucrado el guardia civil de La Manada, Antonio Manuel Guerrero, y su pretensión de sacarse el pasaporte en una comisaría de Sevilla, el letrado insistió en que la explicación que dio este miembro -el único al que no defiende Martínez Becerra- fue “lógica y razonable”. “Nadie quiso vulnerar el auto ni nada por el estilo, fue otra exageración y subida del tono que ha habido en este caso”, señaló el letrado. Eso sí, reconoció que la carta que escribió Guerrero a la víctima “fue desafortunada”, aunque le disculpó recordando que “están sometidos a un alto nivel de presión y son personas que llevan bastante mal la presión porque es complicado ser el centro de atención cuando no estás acostumbrado”.

Por último, se preguntó si esa misma gente que sale a las calles a protestar “va a pedir perdón si son declarados inocentes”. Martínez Becerra dio su respuesta: “La calle ya dictó sentencia”.