Cartas a la Dirección

Fundación Franco

Pedro Mari Usandizaga - Jueves, 23 de Agosto de 2018 - Actualizado a las 10:33h.

Buceando en Internet me he encontrado lo siguiente: las deducciones anunciadas por la Fundación Franco están recogidas en la Ley 49/2002, que regula el régimen fiscal de las entidades sin ánimo de lucro y los incentivos fiscales al mecenazgo.

“Nos permitimos informarles que para el año 2017 y sucesivos, las deducciones por donativos a fundaciones aplicables al IRPF han aumentado al 75% en los primeros 150 euros”, señala la institución. A partir de esa cantidad “darán derecho a deducir de la cuota íntegra el 30% del importe donado o del valor de los bienes o derechos donados”. La “fidelidad” tiene premio y las donaciones repetidas durante varios años aumentan la deducción “en un 5%”.

“Dada la labor benéfico-docente y cultural de la Fundación Nacional Francisco Franco, las aportaciones efectuadas en su favor por los benefactores gozarán de unas interesantes ventajas fiscales”.

La Fundación Franco posee personalidad jurídica “como institución cultural sin que su actividad u objetivos sean de adscripción política o partidista” “no recibe ayudas de las administraciones del Estado, sino que vive de las aportaciones que hacen sus benefactores”.

Constituida en 1976, “apenas un año después de la muerte del Caudillo”, especifica, la organización fascista funciona “a pesar de las dificultades”.

La misma fundación que tras el anuncio del actual gobierno del PSOE de exhumar a Franco del Valle de los Caídos ha llamado a un “nuevo alzamiento” 82 años después del golpe de Estado que dio inició a la Guerra Civil y posterior dictadura.

Además, ha lanzado una campaña para blindar la tumba de Franco y frenar la intención de Pedro Sánchez ante el “futuro incierto” que, asegura el ente, reserva el Gobierno para la propia fundación.