El Papa lleva “esperanza” a Irlanda ante los “horrores”

Fotografía de archvo tomada el 7 de julio de 2018, que muestra al papa Francisco (EFE)

El Secretario de Estado del Vaticano califica de “atrocidades” los abusos a menores en Irlanda

Jueves, 23 de Agosto de 2018 - Actualizado a las 06:02h.

Vaticano - El Secretario de Estado del Vaticano, Pietro Parolin, aseguró que el primer deber y compromiso de la Iglesia es “estar cerca de las víctimas (de abusos) y ayudarlas para que puedan reconstruir su vida”. “El Papa siempre ha insistido y sigue insistiendo en que nuestro primer deber y compromiso es estar cerca de las víctimas, ayudarlas para que puedan reconstruir su vida”, subrayó en una entrevista publicada en la web del Vaticano con ocasión del viaje del pontífice este fin de semana para participar en el Encuentro Mundial de la Familia en Irlanda, un país en el que también se vivió el escándalo de los abusos. A este respecto, Parolin aseguró que Francisco llevará esperanza a un país donde se han vivido las “atrocidades y horrores” de los casos de abusos por parte del clero. “Creo que la Iglesia en Irlanda ha reconocido sus carencias, sus errores, sus pecados, y al mismo tiempo ha adoptado una serie de medidas que pueden evitar que se repitan estas atrocidades, estos horrores. Sin embargo, creo que la visita del Papa a Irlanda se realiza sobre todo bajo el signo de la esperanza”, explicó. Y añadió: “Hemos estado y seguimos estando profundamente golpeados por este fenómeno que ha tenido un impacto devastador también en el testimonio de la Iglesia”.

Cuestiones delicadas El número dos de la curia, destaco que la visita del Papa a Irlanda “será una ocasión para reafirmar la rica doctrina de la Iglesia sobre el tema de la familia” y también “de la capacidad de la familia para generar esa felicidad que hoy el mundo busca con todas sus fuerzas”. En este evento católico también se abordarán cuestiones delicadas como la migración, las crisis familiares y la acogida de personas homosexuales. Al respecto, Parolin afirmó que la respuesta de la Iglesia debe ser “estar cerca de las personas y acompañarlas en un camino de crecimiento y, en lo que se refiere a las heridas, también de curación”. - Efe

Secciones