Reto superado

Carlos Peña, ayudado al salir del agua.
Peña, a su llegada a la sede de Ur Kirolak.
El tolosarra estuvo 23 horas y 57 minutos nadando.

carlos peña logra nadar 24 horas sin parar, a espalda y con visibilidad casi nula con fines solidarios

Fotos: Javi Colmenero - Miércoles, 22 de Agosto de 2018 - Actualizado a las 06:02h.

el tolosarra Carlos Peña completó ayer con éxito el reto que se había propuesto de nadar durante 24 horas sin interrupción, a espalda y con visibilidad casi nula para apoyar la lucha contra la retinosis pigmentaria.

El veterano nadador guipuzcoano permaneció un día completo nadando en aguas del río Urumea, apoyado en todo momento por sanitarios de la DYA, y finalizó su reto a las 16.30 en el mismo lugar que lo inició, el embarcadero del club de remo Ur Kirolak, el lunes a la misma hora.

Para afrontar esta hazaña, organizada bajo el lema Apaga la luz y nada, Peña se colocó unas gafas especialmente modificadas para la ocasión, con las que apenas podía ver y que simulan la ceguera o baja visión que provoca la retinosis pigmentaria.

El nadador realizó este récord para apoyar a la Asociación Cultural dameTVision, que preside el rockero Ibón Casas, quien acompañó los últimos metros de la prueba de Carlos Peña desde una tabla de paddle surf. Casas sufre esta dolencia degenerativa que afecta a la retina, se caracteriza por una pérdida lenta y progresiva de la visión y padecen más de 25.000 personas en España y cientos de miles en todo el mundo.

Con este nuevo récord mundial solidario, Carlos Peña quiere ayudar a dameTVision a conseguir su objetivo principal: hacer visible esta problemática a través de un gran documental en el que se podrá ver cómo Ibon Casas viaja a Los Ángeles en busca de Stevie Wonder para proponerle que se sume a la lucha de dameTVision contra esta enfermedad rara.

Carlos Peña lleva prácticamente 30 años, desde 1989, realizando acciones solidarias con retos que lleva a cabo nadando a espalda. - Efe

Secciones