El siniestro marcó un antes y un después en seguridad aérea y asistencia a víctimas

Distintas iniciativas de la Asociación de Afectados del vuelo JK5022 han contribuido a mejoras en ambos aspectos

Lunes, 20 de Agosto de 2018 - Actualizado a las 06:02h.

madrid - La tragedia de Spanair marcó un antes y un después en seguridad aérea en España y en asistencia a víctimas. Tras la catástrofe, el Parlamento Europeo aprobó en 2010 la obligación para las aerolíneas de facilitar la lista de pasajeros en un máximo de dos horas en caso de siniestro, a petición de España, y la obligatoriedad de un plan de asistencia. La reivindicación la llevó la Asociación de Afectados del vuelo JK5022 de Spanair a Europa, tras las 30 horas de angustiosa espera por conocer la lista de pasajeros de Spanair. En España, se aprobó en 2013.

Además del Programa Estatal de Seguridad Operacional para la Aviación Civil (PESO), España aprobó en mayo de 2014 el Protocolo de Coordinación para la asistencia a las víctimas de accidentes de aviación civil y sus familiares, Real Decreto que reconoce la labor de la asociación.

También se creó una Red Europea de Autoridades de Investigación sobre la Seguridad de la Aviación Civil y se emitieron hasta 31 recomendaciones a raíz del informe final de la Comisión de Investigación de Accidentes e Incidentes de Aviación Civil (CIAIAC). España ya está al día con las recomendaciones de la Organización de Aviación Civil Internacional (OACI) tras el accidente.

Además, diez años después Aena ha invertido 117 millones de euros en seguridad en Barajas y se han hecho 580 simulacros. Pese a ello, los afectados del vuelo JK5022 de Spanair continuarán luchando por el desarrollo internacional de asistencia, la regulación de la aviación comercial del futuro, la mejora de la seguridad operacional, los derechos de los pasajeros y la mejora de la investigación oficial de los accidentes aéreos. - E.P.

Secciones