1ª jornada

Sopapo en Ipurua para empezar

Pape Diop, en primer plano, trata de rematar en un lance del encuentro que el Eibar y el Huesca disputaron ayer en Ipurua. (Javi Colmenero)

 el eibar, fallón atrás e inconsistente a la hora de buscar el área rival, abre el curso perdiendo ante el recién ascendido huesca

Néstor Rodríguez - Lunes, 20 de Agosto de 2018 - Actualizado a las 06:02h.

eibar - No pudo empezar peor el Eibar la nueva temporada. El equipo armero abrió su quinto curso en Primera División con una derrota ante un recién ascendido, el Huesca, después de una floja actuación de los hombres de José Luis Mendilibar, que estuvieron poco contundentes en defensa y demasiado inconsistentes a la hora de atacar. El resultado fue que el Huesca, con las ideas más claras y la ilusión del debutante, sorprendió y se llevó un triunfo que no puede considerarse para nada injusto. El 1-2 frente a un rival a priori inferior es, por inesperado, un sopapo para un Eibar que no mostró las señas de identidad que le han hecho mantener con holgura la categoría durante los cuatro cursos anteriores en la elite.

La primera conclusión que dejó el estreno fue que el Eibar ha perdido potencial respecto al pasado curso. Se han ido Dani García, Capa e Inui, tres jugadores que tenían un peso importante en el equipo, y los armeros lo notaron en exceso. Dani García era el jefe del centro del campo e Inui, uno de los puntales ofensivos. Ausencias a las que se unió ayer la de Pedro León, lesionado. Ni el doble pivote formado por Diop y Jordán, ni Bebé -que jugó en la izquierda- estuvieron a la altura. Ni siquiera Orellana, con escasa influencia en el juego. Si a eso se le unen errores puntuales en la zaga, queda un Eibar irreconocible, que dependió demasiado de Sergi Enrich, aún lejos de su mejor forma después de pasarse lesionado la mitad de la pasada campaña.

doblete de álex gallar El Eibar comenzó dominando, aunque sin apretar al Huesca, que la primera que tuvo la aprovechó. Álex Gallar marcó el primer gol del club oscense en la Primera División cuando apenas se había cumplido el minuto cinco. Cogió un balón en la banda, se internó en el área ante la falta de contundencia de Cote y Jordán, regateó con habilidad a Paulo y batió por bajo a Dmitrovic. Jugadón de Gallar, favorecido por la pasividad de la zaga armera, que le dejó avanzar con demasiada facilidad.

Lejos de reaccionar, el Eibar estaba a merced del Huesca. Sorprendía la baja intensidad del cuadro de Mendilibar, cuyo único recurso eran las incursiones por la derecha de Rubén Peña, ya que por la izquierda Cote apenas se prodigó. En el minuto trece, Dmitrovic evitó un nuevo tanto visitante al detener el chut del colombiano Hernández, que se había quedado solo delante del portero serbio. El Huesca llegaba con suma facilidad al área del Eibar, muy blando y cuyo juego en ataque era demasiado previsible. Si los extremos no funcionan, el fútbol que propone Mendilibar pierde sentido. Se manejaba a placer el equipo entrenado por el exportero Leo Franco, que hizo valer su superioridad con un nuevo tanto: Gallar puso un centro con rosca que no remató nadie y se coló en la portería de Dmitrovic, que quizás pudo hacer algo más pero que, en líneas generales, salvó a su equipo de un resultado más abultado.

entrada de escalante El 0-2 al descanso provocó la reacción de Mendilibar, que metió a Charles por un desacertado Kike García. Cambio de cromos que no trajo consigo grandes novedades en el campo, ya que fue el Huesca el que tuvo una nueva ocasión en las botas de Moi Gómez que desbarató Dmitrovic. Sí tuvo incidencia la entrada de Escalante por Bebé, lo que llevó a Orellana a la izquierda y a Jordán a la derecha. Con Escalante, el Eibar ganó en intensidad y en dominio de balón al tener un centrocampista más. Fue precisamente el argentino quien marcó el 1-2 al aprovechar un centro de Rubén Peña.

Quedaban 20 minutos y al Huesca, encerrado atrás, parecían fallarle las fuerzas. El Eibar tenía tiempo para lograr el empate, pero lo cierto es que apenas tuvo ocasiones. De hecho, las más claras fueron del Huesca al contraataque. No estuvo fino el cuadro armero, que necesitará la aportación de los nuevos fichajes si quiere subir rápidamente su rendimiento. Ayer solo debutó Bigas.

1-2

mendilibar

Secciones