Un preso aislado y no conflictivo

Said Ben Iazza, colaborador de la célula islamista, espera juicio en una cárcel de Sevilla

Sábado, 18 de Agosto de 2018 - Actualizado a las 06:03h.

Donostia - Said Ben Iazza, el joven de 25 años detenido como presunto colaborador necesario en los atentados del 17-A, se mantiene en la prisión Sevilla II en régimen cerrado, con un programa de protección del resto de los presos. Según fuentes de la prisión, el joven está cumpliendo un programa “de régimen cerrado, un sistema de aislamiento que le mantiene en contacto mínimo con el resto de la población reclusa”.

Este individuo no es un preso conflictivo, y se le aplican medidas de protección y el régimen cerrado para garantizar su seguridad. También explicaron que este tipo de presos “rota” por las cárceles, por lo que, probablemente, sea destinado a otro centro penitenciario.

Según el auto del juez que ordenó su ingreso en prisión, Said Ben Iazza facilitó su documentación a los autores de la masacre para comprar, el 12 de julio, 100 litros de peróxido de hidrógeno en Tortosa. El material fue trasladado en un vehículo que habitualmente utilizaba Ben Iazza, que le habría dejado, al igual que la documentación, a Younes Abouyaaqoub, conductor de la furgoneta que entró en la Rambla.

Después de comprar esos 100 litros, quince días después, Mohamed Hichamy y Youssef Aalla -ambos fallecidos- adquirieron, según la resolución del juez, 240 litros de peróxido de hidrógeno, “aportando para ello, nuevamente, su documentación”. - Efe