Elfidio Alonso Director de los sabandeños

“No damos gato por liebre;no recurrimos a clichés comerciales sino culturales”

Los Sabandeños actuarán esta noche a las 21.30 horas en la Arma Plaza de Hondarribia, dentro del Bidasoa Folk Festival. Fotos: N.G.
Elfidio Alonso

Alex Zubiria - Viernes, 17 de Agosto de 2018 - Actualizado a las 06:02h.

donostia - El veterano grupo canario Los Sabandeños, activo desde 1963 y que dirige Elfidio Alonso, abrirá hoy a las 21.30 horas el Bidasoa Folk Festival en Arma Plaza de Hondarribia

¿Qué se va a encontrar el público esta noche?

-Van a escuchar un repaso a casi toda nuestra trayectoria. No toda, porque son 53 años y casi 100 discos, que combinan música canaria y latinoamericana, entre la que están los géneros argentinos, peruanos, colombianos y cubanos. De la música canaria no faltarán folias, isas y malagueñas, que son géneros musicales que nacieron en las islas y que generaron nuevos ritmos en América como el son cubano. Lo que más nos preocupa es no aleccionar al público, sino enseñarle y divertirle haciéndole pensar. Además de estos dos bloques, cantaremos algún fado y haremos alguna escapada hacia la canción flamenca. El propósito es contentar a todo el mundo (Risas).

Son más de 50 años de trayectoria, ¿cómo surgió el grupo?

-El grupo se formó en La Laguna, en el seno de la universidad, aunque no todos éramos universitarios. Éramos un grupo de gente aficionado al folclore canario en el que había trabajadores, empleados de hotel, farmacéuticos y universitarios. De esa mezcla, y aprendiendo de los que tenían algún vínculo con la música tradicional, creamos una vertiente nueva que no estuviera condicionada por ningún signo político.

Desde entonces, imagino que la formación y la música habrán ido evolucionando.

-Sí. El grupo ha ido cambiando. De los fundadores prácticamente no quedamos más que dos o tres y con el tiempo han ido llegando nuevas generaciones procedentes de conservatorios. Estos ya se han encontrado con un grupo más maduro que ha actuado en 31 países del mundo, y que posee un edificio-museo y aulas en las que damos clases de instrumentos populares a la gente joven. Nos hemos convertido en una fundación de interés cultural y sin ánimo de lucro. Creo que hemos encontrado el camino que mejor nos convenía para seguir con nuestra labor musical y docente y para mantener la supervivencia del grupo garantizada en el futuro.

Comentaba que han actuado en más de 30 países, ¿en qué lugares han estado?

-Donde más hemos actuado es en Latinoamérica y Estados Unidos. Hemos ido a donde estaba la huella canaria más presente, y a poblaciones pequeñas como San Bernardo o Nueva Orleans, fundada precisamente por canarios. Y luego en otros países como Venezuela, Argentina, Uruguay y Cuba, donde tenemos unos lazos muy firmes. Allí, el año pasado nos dieron el premio internacional Cubadisco. Nuestra experiencia viajera ha sido muy positiva porque hemos reconfortado a muchos compatriotas que tuvieron que emigrar en su momento de Canarias. Llevarles la música de su tierra es impagable.

Y ahora actúan por primera vez en el Bidasoa Folk Festival.

-Para nosotros es un honor actuar allí. Venimos de estar en varios de los festivales más importantes de música latina y vemos que la gente confía en nosotros como un grupo con solera y veteranía, que no da gato por liebre y que no recurre a clichés comerciales sino culturales. El camino hasta aquí ha sido largo, pero los frutos que hemos recogido han valido la pena.

El último fruto de esa carrera ha sido el disco ‘Son boleros’, pero ya están trabajando en uno nuevo, ¿no?

-Son boleros, como dice su título, está dedicado íntegramente a boleros, no solo cubanos, también españoles, que son menos conocidos. Por ejemplo, cuenta con Amapola de José María Lacalle, que tiene más de 100 años, y también incorporamos el primer bolero de la historia. En cambio, el próximo disco se llamará Lo nuevo y lo viejo, ya que utilizamos romances clásicos y canciones más vanguardistas de nuevos cantautores. Hacemos evolucionar la música de nuestra tierra con aportaciones antiguas.

Secciones