El Kursaal acogerá mañana el estreno estatal del ‘Réquiem’ de Michael Haydn

La OSE y la coral Andra Mari representarán en la Quincena Musical dos piezas de los hermanos Haydn y una de Mozart

Alex Zubiria Esti Veintemillas - Viernes, 17 de Agosto de 2018 - Actualizado a las 06:02h.

donostia - Las composiciones de los hermanos Haydn volverán a sonar una vez más en la 79ª edición de la Quincena Musical. El maestro alemán Christian Zacharias, viejo conocido del festival, dirigirá mañana en el Kursaal a la Orquesta Sinfónica de Euskadi (OSE) y a la coral Andra Mari en un concierto “poderoso y trágico” con obras de Mozart y Michael y Joseph Haydn, entre las que destaca el Réquiem en do menorde este último, que se interpretará por primera vez en el Estado.

“No tenemos registros ni constancia de que se haya tocado antes, por lo que creemos que será el estreno en España”, aseguró ayer sobre la pieza Patrick Alfaya, director de la Quincena, acompañado de Zacharias y la mezzosoprano Clara Mouriz, en mitad de uno de los ensayos de las tres formaciones en la sede de la OSE.

Tanto la OSE como Zacharias son habituales del festival. La orquesta no se ha perdido ninguna edición desde 1982 y el pianista alemán regresa una vez más a Donostia con un repertorio “trágico”. “Es la palabra que mejor define las tres obras. Trágico, pero con cierta esperanza al final del todo”, aseguró en un dificultoso castellano el director.

El concierto, que comenzará a las 20.00 horas, se iniciará con la Sinfonía nº49 en fa menorde Joseph Haydn, continuará con el Concierto nº24 en do menor de Mozart y finalizará con el Réquiem de Michael Haydn.

“Es uno de los cinco Réquiem más importantes de la historia”, afirmó Zacharias, al tiempo que calificó a Michael Haydn como “el precursor de Beethoven”. “Es salvaje y romático, con una gran pasión. Muy a tono con el Beethoven que vendría después”, apuntó.

Escrito en 1771 con motivo del fallecimiento del arzobispo Schrattenbach, el estreno de la obra se produjo en Salzburgo. En ese debut, dentro de la orquesta figuraba un joven Mozart de tan solo 15 años.

“Mozart fue un gran admirador de los hermanos Haydn, pero sobre todo de Michael, quien ejerció una gran influencia en su manera de componer”, informó el director.

Para Alfaya, acudir al Kursaal y escuchar el Réquiem de Haydn es un placer, no solo por su estreno en España, sino por la oportunidad que brinda a los donostiarras de redescubrir a un gran compositor. “Tuvo que ser duro ser Michael. Tener a su hermano y encima ser gran amigo de Mozart le pudo dejar atrás, pero fue un gran creador”, comentó.

“Es una obra profunda y honesta, con una carga religiosa muy bella. Es un placer volver a cantar con la coral una pieza así”, indicó, por su parte, Mouriz, quien estará sobre el escenario donostiarra junto al tenor Martin Mitterrutzner, el barítono Peter Harvey y la soprano Alicia Amo, que sustituirá en el programa a la donostiarra Elena Sancho-Pereg.

resto del programa Sobre laSinfonía nº49 en fa menorde Joseph Haydn, conocida como La passione, que dará inicio al espectáculo, Zacharias destacó sus ritmos agitados.

“Es una obra diferente, llena de drama y tragedia”, comentó el director sobre esta pieza escrita en 1768 durante el periodo compositivo como Sturm un Drang (tormenta e ímpetu en alemán) en el que se les concedió a los artistas germanos una libertad de expresión que no tenían.

Por el contrario, el Concierto nº24 en do menorde Mozart se creó en un periodo convulso. “Mozart no estaba en el mejor momento de su vida, y eso queda reflejado en una obra complicada”, indicó Alfaya.

“Remite a la melancolía;es una obra rara en él”, añadió Zacharias, quien, tal y como ya hizo en 2002 en la propia Quincena, estará al piano durante su ejecución. “El propio Mozart también la tocaba con él al piano”, apuntó el director del festival.

El espectáculo contará también con la coral Andra Mari Abesbatza de Errenteria, otra agrupación habitual en cada edición de la Quincena.