Ingresa en Martutene tras agredir a un varón y dejarlo en coma en Donostia

Calle Perujuantxo, donde se produjo la agresión.

Los hechos tuvieron lugar la madrugada del domingo en la Parte Vieja

Jueves, 16 de Agosto de 2018 - Actualizado a las 06:02h.

donostia - La Aste Nagusia donostiarra se está desarrollando en un clima de buen ambiente festivo, pero una serie de actos están enturbiando las fiestas en la capital guipuzcoana. Tras los dos casos de agresión sexual conocidos a comienzos de semana, cuando un hombre fue detenido por instalar videocámaras con intención de grabar a mujeres orinando y una mujer denunció haber sufrido tocamientos en una nalga, ayer la Guardia Municipal informó de que un varón ha ingresado en la cárcel de Martutene después de haber protagonizado una agresión que se saldó con la víctima en coma.

Este grave suceso, informaron ayer fuentes municipales, tuvo lugar en la madrugada del domingo, en el exterior de un bar de la calle Perujuantxo, en plena Parte Vieja donostiarra, entre la calle Ijentea y la plaza Lasala. Al parecer, la víctima, natural de Urnieta y de alrededor de 30 años de edad, se encontraba hablando con una mujer cuando el ahora detenido lo agredió, dejándolo malherido.

Varios testigos alertaron entonces a la Guardia Municipal, que se encontró al joven tendido en el suelo, con un fuerte traumatismo cranoencefálico, por lo que los servicios de emergencias procedieron a trasladarlo al Hospital Donostia, donde ingresó en estado grave y tuvo que ser operado.

Tras estos hechos, la Guardia Municipal inició una investigación que se saldó con la detención de un hombre a la mañana siguiente. Tras prestar declaración, el juez decidió el martes por la noche que ingresara en la prisión de Martutene.

robo en la zurriola Por otro lado, un menor de 17 años fue detenido ayer por la Ertzaintza acusado de robar el teléfono móvil y la cartera a otro menor en la playa de la Zurriola de Donostia, informó el Departamento vasco de Seguridad.

Los hechos ocurrieron sobre las 3.30 horas de ayera, cuando una patrulla no uniformada de la Ertzaintza observó a tres jóvenes que tenían rodeado a otro chaval, mientras uno de ellos metía su mano en el pantalón y le sustraía un objeto.

Los agentes interceptaron al presunto ladrón cuando trataba de huir y comprobaron que portaba la cartera y el teléfono móvil de la víctima, que pudo recuperar sus objetos.

El menor ha sido acusado de un delito de robo, precisó el Departamento vasco de Seguridad. - N.G.

Secciones